José Aponte Hernández

Tribuna Invitada

Por José Aponte Hernández
💬 0

El enorme poder político boricua

Mientras aumenta en calor la batalla por la Casa Blanca entre el republicano Donald Trump y la Demócrata, Hillary Clinton, ambos candidatos se encuentran desesperados, buscando votos en todos los sectores. Lo que una vez se percibía como una contienda abiertamente a favor de la exsecretaria de Estado, se ha convertido en un virtual empate en donde nadie sabe a ciencia cierta lo que sucederá.

Es el momento para que los ciudadanos americanos de Puerto Rico que residen en los estados de la nación estadounidense ejerzan el enorme poder politico que ahora ostentan, el de decidir quién será el próximo presidente de los Estados Unidos.

Esta es una oportunidad singular para que los alrededor de millón de puertorriqueños que viven en el estado de la Florida puedan hacerse sentir haciendo la diferencia en la carrera por la Casa Blanca. Por primera vez en nuestra historia, nosotros tendremos la oportunidad de influir directamente sobre los resultados de esta importante elección. Lamentablemente, ese poder descansa en los puertorriqueños que viven en el Estado del Sol, y no en los que viven en nuestra Isla.

Desde principios de 2013 puertorriqueños han estado emigrando por los miles a la Florida, una migración forzada por las malas condiciones económicas y falta de calidad de vida en la Isla.

Por ejemplo, el condado de Orange es hogar para más de 150,000 puertorriqueños. En la Florida central el número llega casi a los 500,000. En total, los puertorriqueños representan el 28 por ciento de todos los votantes registrados hispanos en el estado - acercándose cada día más a una población cubana de 1.3 millones.

Se trata de un enorme poder político. Es hora de usar el mismo. Los puertorriqueños tienen que emitir su voto en masa mañana martes. Tenemos que hacer una declaración ahora, y todo comienza en la Florida. Los habitantes de la Isla que viven en la Florida tienen que exigirle a los candidatos, compromisos firmes para ayudar a Puerto Rico a lograr la admisión a la Unión.

En 2012, los puertorriqueños en la Isla votaron, con un robusto 54 por ciento, en contra el status territorial actual. Por otra parte, el 61 por ciento de las personas que participaron en el referéndum sobre el status decidió ponerle fin a más de un siglo de incertidumbre política reclamando la estadidad.

La historia nos dice que ningún republicano llega a la Casa Blanca sin los cruciales votos electorales del estado. Por otro lado, un tercer periodo en la presidencia de un demócrata depende en gran medida de la retención de este bloque de votantes hispanos. Por lo tanto, hay una necesidad apremiante en ambos bandos para atender a la comunidad puertorriqueña que cada vez es mayor. Exhorto a los puertorriqueños que viven en la Florida a utilizar esta oportunidad, única e histórica, para empujar el tema de la desigualdad sentida por los ciudadanos americanos que residimos en la Isla, como demostrar que los tienen que tomar en cuenta enel propio estado de la Florida. Ha llegado el momento de utilizar nuestra fuerza política con el fin de alcanzar la igualdad.

Otras columnas de José Aponte Hernández

miércoles, 18 de julio de 2018

Tiempo de actuar por la estadidad

El representante José Aponte Hernández llama a trabajar para convertir a Puerto Rico en el estado 51 de Estados Unidos

miércoles, 27 de junio de 2018

Estadidad al alcance de nuestra generación

El expresidente de la Cámara, José Aponte, resalta la lucha firme de los puertorriqueños para reclamar la estadidad y sus derechos como ciudadanos americanos, orgullosos de pertenecer a los Estados Unidos

💬Ver 0 comentarios