Wanda Valentín Custodio

Punto de vista

Por Wanda Valentín Custodio
💬 0

El espejo de Neulisa / Alexa

La mujer que encontraron ayer muerta con varias heridas de bala llamó la atención de otra mujer en un baño porque portaba un espejo. Estos hechos unidos a información que alegadamente publicaron algunas personas en sus redes sociales sobre la "conducta inapropiada" de Neulisa fueron razón suficiente para que algunos estuvieran dispuestos a salir de cacería tras otro ser humano. 

Neulisa fue perseguida, aterrorizada, insultada y finalmente asesinada fríamente en la intemperie. Los hechos reportados en la prensa reflejan uno de los lados más oscuros de nuestra sociedad, donde algunas personas están dispuestas a salir a ejecutar a otra sin mayor análisis o reflexión. 

Me opongo a todas las ejecuciones por considerarlas la violación más profunda de los derechos humanos de cualquier persona, independientemente de lo que se le impute. En el caso de Neulisa, además de perder a un ser humano, perdimos la posibilidad de rescatarla de una vida en la calle

Le arrebatamos la oportunidad de ser evaluada y tratada por cualquier condición de salud física o mental que la mantuviera al margen de la sociedad. Le robaron su presunción de inocencia, su oportunidad de defenderse y el derecho a un proceso justo e imparcial. Insisto en la importancia de que adoptemos, con la mayor urgencia, la educación de nuestra gente con perspectiva de género. 

Estos hechos son resultado directo de la ausencia de valor en los gobiernos para establecer una educación con perspectiva de género que nos permita ser inclusivos de toda la sociedad, respetar las diferencias y vivir en paz. Fíjese usted que cuando actos similares se le imputan a un heterosexual no generan estas reacciones viscerales que redunden en privarles de la vida. Si la conducta de los perpetradores de este asesinato indigna, indignan igual los aplausos a esa conducta que se leen en las redes sociales. Apoyar lo ocurrido abierta o soslayadamente, al decir que “no me duele tanto porque se lo merecía”, me parece una forma de coautoría social. 

Por otro lado, llama la atención la proliferación de vídeos en vivo para informarle al mundo “lo buenos que somos”, al llevar a cabo un acto de justicia, ya sea brindándole alimento o ayuda a otra persona. 

Las personas que se encuentran en una situación de desventaja no han renunciado a su dignidad. Llegar a su entorno y colocarle una cámara frente a su rostro les coloca en una situación en extremo vulnerable, anunciándole al mundo sus asuntos más íntimos, sin tener la oportunidad de consentir a ello de forma verdaderamente informada. 

Por último, pero no menos importante, cuando arresten a cualquier persona por estos hechos, reclamo para ellos presunción de inocencia, oportunidad para defenderse y un juicio justo e imparcial. Recuerde que nosotros no estábamos presentes al momento de los hechos. Hay que esperar el desfile de la prueba. No imaginaba Neulisa, nombre con el que escogió ser llamada, que en dicho espejo nos miraríamos todos.

Otras columnas de Wanda Valentín Custodio

viernes, 17 de abril de 2020

Obedecer no siempre es recomendable

Esas alegaciones de intervenciones indebidas son escandalosas en sí mismas, pero más escandaloso resulta que nuestros empleados les obedezcan, escribe Wanda Valentín

💬Ver 0 comentarios