Jorge Farinacci Fernós

Tribuna Invitada

Por Jorge Farinacci Fernós
💬 0

El extremismo de centro en el debate relevante


En ocasiones, algunas personas, durante una discusión sobre algún asunto político, económico, social o cultural entre posiciones de derecha o izquierda, intervienen para plantear una llamada posición de “centro”. Es decir, articulan su posición como el punto medio entre posiciones de izquierda y derecha. Así, se pintan como razonables y comedidos, mientras caracterizan a los demás como “extremistas”. Para estos, el centro es la suma de izquierda y derecha dividida por dos. Por tanto, además de correcta, venden el centro como la mejor manera de llegar a un acuerdo entre posiciones encontradas.

Esta visión es errada por dos razones fundamentales.

Primero, porque no siempre la posición del “centro” es la correcta. La política no es como las matemáticas. El punto medio entre dos opciones no siempre es lo mejor. ¿Cuál era el punto medio en el debate sobre la esclavitud? ¿Y del racismo o el sexismo? Si algo aprendimos de la historia de Salomón es que partir el bebé por mitad no es una buena solución. A veces es mejor otorgar el bebé entero a una de las partes. De esta manera, al menos el bebé sigue vivo. El centro no siempre funciona.

Segundo, porque es incorrecto plantear que el centro es, inherentemente, moderado. Nuevamente, la política no es como la geometría. No se trata de un tablero o línea donde la derecha está en un extremo y la izquierda en el otro. Uno puede ser de izquierda o derecha en cuanto sus posiciones, pero eso de por sí no te hace extremista.

Y es que existe tal cosa como el “centro extremista”. Se trata de la idea de impulsar o vender las llamadas posiciones centristas de manera agresiva y radical. Esa agresividad se manifiesta, precisamente, en intentar convencernos que el centro es la única alternativa disponible. Por tanto, más que un debate sustantivo sobre qué posición es la mejor, los extremistas del centro nos dicen que simplemente no hay debate: que su posición es la única posible, una vez descartamos los otros supuestos extremos. Es decir, en vez de convencernos que su idea es la mejor, optan por decirnos que no hay otra alternativa.

Así se nos vendió el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU), el cierre de escuelas, la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica y la reducción de los derechos laborales, entre otros. Cuidado con el que se pinta de centro, pues lo más seguro es, en realidad, un extremista.

Otras columnas de Jorge Farinacci Fernós

martes, 28 de agosto de 2018

El extremismo de centro en el debate relevante

El licenciado Jorge Farinacci sugiere cautela con las posiciones de centro al debatir y proponer alternativas en asuntos políticos, económicos, sociales o culturales

miércoles, 18 de julio de 2018

Hace cien años en Puerto Rico

El abogado Jorge Farinacci Fernós presenta el Puerto Rico de 100 años, cuestionando si ha sido erradicado en verdad

💬Ver 0 comentarios