Marieli González Cotto

Punto de Vista

Por Marieli González Cotto
💬 0

El falso sentido de seguridad de los guantes en la pandemia

La gobernadora Wanda Vázquez Garced anunció que el uso de los guantes será requerido en los comercios al detal a partir del 26 de mayo 2020. Luego aclaró, en un mensaje que todavía no está del todo claro, que los consumidores podrán sustituirlos por el uso de desfinfectante de manos o “hand sanitizer”. Los guantes desechables ya estaban siendo usados por muchas personas como otro método de protección personal ante COVID-19. 

Sin embargo, contrario a la creencia común, el uso de guantes en lugares públicas es una mala idea, pues puede aumentar el riesgo de infección o transmisión. De hecho, agencias salubristas como la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades no recomiendan el uso de guantes para tareas cotidianas en lugares públicos, como los comercios. Los guantes deben reservarse para cuando se cuida una persona enferma o si se desinfectan superficies potencialmente contaminadas. 

Un arma de doble filo

1. El virus que causa COVID-19 no se absorbe por la piel, sino que necesita estar en contacto directo con ojos, boca o nariz, que son sus vías de entrada.

2. Los guantes se pueden convertir en focos de infección, aún para el usuario. Es totalmente contraproducente tocarse la cara, el pelo, el celular o la cartera con los guantes puestos. Si no se cambian con frecuencia y se usan de forma errónea, pueden ayudar a arrastrar el virus hacia estas y otras superficies o personas que no estaban contaminadas.

3. El uso correcto de guantes requiere entrenamiento para ponérselos, quitárselos y comportarse con ellos apropiadamente para evitar contaminación e infecciones. Los guantes son desechables y requieren disponer de ellos adecuadamente. En general, los guantes no deben ser desechados en la basura regular, ya que podrían infectar a otros que entren el contacto con ellos sin saberlo. 

4. El uso de guantes no sustituye el lavado de manos. De hecho, es absolutamente necesario lavarse las manos antes y después de haber usado guantes. El no hacerlo garantiza la contaminación cruzada y la contaminación causada por uno mismo.


¿Y para qué realmente sirven los guantes?

Los guantes son una barrera entre las manos y substancias infecciosas. Son usados para prevenir la contaminación cruzada, es decir, la transferencia de algún contaminante desde una superficie contaminada hacia otra que no está contaminada. Los guantes también sirven para evitar contaminarse uno mismo otras áreas del cuerpo. Por último, los guantes proveen cierta protección contra contaminantes que se puedan absorber por la piel. Por tanto, para que los guantes cumplan su función, deben ser cambiados con mucha frecuencia, específicamente, cada vez que se cambie de tarea. 

Entonces, ¿cómo me protejo mejor contra el COVID-19?

El virus que causa COVID-19 es un virus respiratorio, así que, prácticas como el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, la desinfección de superficies comunes y la higiene de manos son medidas efectivas y suficientes para protegernos. Lavar sus manos con frecuencia, antes y después de cualquier tarea, es la manera más efectiva para prevenir el contagio.

El uso del desinfectante de manos o  “hand sanitizer”, aunque no sustituye el agua y jabón, es importante si lavarse las manos no es posible. Sin embargo, el uso de guantes en la población en general no provee ninguna protección adicional contra el COVID-19 y genera un falso sentido de seguridad que podría llevar a un aumento de contagios.


Otras columnas de Marieli González Cotto

jueves, 14 de mayo de 2020

COVID-19: a cada pico le llega su día

Marieli González Cotto y Roberta Lugo-Robles recomiendan concentrar los esfuerzos en identificar correctamente los casos a través de sistemas de vigilancia y rastreo de contactos robustos

martes, 17 de marzo de 2020

Las pastillitas de solidaridad

Mientras al fin llega el distanciamiento social, sepa que también pone en riesgo a los demás si visita su médico o sala de emergencia por una sospecha infundada de COVID-19, afirma Marieli González y la doctora Roberta Lugo

💬Ver 0 comentarios