Mari Mari Narvaéz

Buscapié

Por Mari Mari Narvaéz
💬 0

El futuro inmenso

Tengo una amiga que a menudo me habla sobre su angustia más recurrente en medio de la devastación en que ha quedado nuestro país: imaginar cómo debe ser la experiencia de crecer y hacerte un joven pensando que no hay futuro para ti en tu país.

La entiendo. De joven, jamás imaginé que me tocaría vivir un desastre político, social y económico tan extremo en Puerto Rico. Pensaba, sí, que tendríamos grandes desafíos como el siempre pendiente estatus político pero, honestamente, creía que lo peor ya había pasado: el carpeteo, la represión oficial de toda disidencia, la pobreza extrema, la falta de acceso a la educación. Nunca crecí pensando que el futuro sería esto. No hablo de mi vida, si algo hemos aprendido ha sido a construir una felicidad privada, parcelada, casi a puerta cerrada. Hablo de nuestra vida, del país como posibilidad.

A los 15 y 20 años pensaba que ese futuro era inmenso y era hermoso. La obsesión de las familias de clase media en mi adolescencia era la educación. Terminaríamos siendo la generación más educada de la historia y yo me imaginaba el mundo como una concha que se abría casi tan infinita como un universo.

Antier, varias organizaciones presentamos una actualización del informe sobre las violaciones de derechos humanos a raíz del huracán que ya habíamos llevado a la Comisión Interamericana de DDHH en diciembre. Lo hicimos porque esas violaciones a derechos fundamentales como la educación, la salud, el agua, el acceso a la información y la libertad de expresión, continúan siendo extremas y, aún con todo lo que hemos enfrentado en estos meses -desde miles de muertes por la negligencia crasa del Estado hasta cierres de escuelas, pérdida de derechos laborales y abuso policiaco contra quienes protestan- aún no hay voluntad oficial para solucionar lo que ya es una crisis permanente.

Ante mi propio asombro prolongado, me pongo en los zapatos de los nuevos jóvenes del país, y pienso que a ellos se les robó más que a nosotros. Nosotros, al menos tuvimos la ilusión de que el futuro sería inmenso y ahora, entre intentos y obstinaciones y entre la alegría que también supone insistir en otro país, tenemos un referente feliz de lo que pudo ser y no ha sido. Pero ellos, ellas: ¿qué futuro van a imaginar?


Otras columnas de Mari Mari Narvaéz

martes, 10 de julio de 2018

El miedo de los bravos

La escritora Mari Mari Narváez declara que los informes del monitor son la única fuente de información técnica para evaluar el progreso o retroceso de la Reforma de la Policía de Puerto Rico.

💬Ver 0 comentarios