Lisandra Maldonado Rivera

Tribuna Invitada

Por Lisandra Maldonado Rivera
💬 0

El futuro traerá cosas mejores

Todos en Puerto Rico coincidimos en que el huracán María fue un evento transgeneracional. Los efectos causados por este devastador fenómeno atmosférico se deberán sentir en la isla por más de una década. Nos espera un largo tramo para lograr la recuperación que todos anhelamos.

Han pasado ya casi cinco meses desde el impacto de María y aunque se ha hecho mucho por levantar nuestras comunidades, todavía falta bastante para alcanzar ese grado de normalidad que todos queremos y necesitamos. La realidad es que, hoy, un poco más del 40 por ciento de los hogares no cuenta con el servicio básico de electricidad, muchos puertorriqueños han perdido sus empleos, con otros cientos de miles marchándose a estados como la Florida y Connecticut, en espera que llegue la luz. Simplemente, la situación económica no es la mejor, y es precisamente en estos momentos que tendemos a perder la fe en que las cosas mejoraran.

La salud mental de Puerto Rico siempre ha sido un tema importante para nuestro desarrollo como sociedad. Como todo, el nivel de ansiedad y los problemas asociados a condiciones de salud mental se recrudecen con el paso de eventos dramáticos. Nada ha sido tan impactante en la historia moderna de la isla que la devastación causada por María. De hecho, es meritorio recalcar que María es el sexto huracán más poderoso en tocar tierra, de acuerdo con datos de la NASA.

El trabajo de recuperación que comenzó en octubre tardará algún tiempo y eso también afecta el ánimo de nuestra gente. Por eso hemos visto tantos casos de suicidio en las últimas semanas. Tenemos que ser realistas, y analizar la inmensa labor que han hecho los servidores públicos, incluyendo a los de la Autoridad de Energía Eléctrica, maestros y policías en restaurar los servicios a la ciudadanía. Eso debe servir de esperanza para todos, saber que se está trabajando, día y noche, para sacarnos de este atolladero. No podemos, no debemos caer en depresión. Las cosas se están estabilizando y, por primera vez desde esos oscuros días de octubre, vemos el progreso. Eso debe servirnos de motivación para redoblar esfuerzos.

Poco a poco vemos cómo las clases en las escuelas se están normalizando, la electricidad llega todos los días a sectores nuevos y ya empezamos a ver más productos en los supermercados. El futuro traerá cosas mejores; esa es la fe que tenemos y la motivación que necesitamos para sobreponernos como pueblo.

Otras columnas de Lisandra Maldonado Rivera

viernes, 29 de diciembre de 2017

Celebrar y garantizar el bienestar

Lisandra Maldonado aborda la importancia de medidas de precaución y seguridad para despedir el 2017 de forma segura ante el escenario particular del país tras el ciclón María.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Un juguete, un regalo de amor

La activista Lisandra Maldonado llama a llevar alegría a los niños después del impacto del huracán María

💬Ver 0 comentarios