Eudaldo Báez Galib

Punto de vista

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

El gobernador no calmó las aguas

     La conferencia de prensa del gobernador en nada calmó las aguas. Lo contrario; exacerbó más los ánimos al despachar sus chats con un perdónenme y evitar dar explicaciones sobre la intervención federal, desviando la atención con clichés de gobierno que trabaja. Los medios informativos fueron gentiles.

     Se entiende, pero preocupa, el estado de excitación producido por la depravación gubernamental puesta al descubierto por el gobierno federal. Indigna su vertiente social donde los bienes del pueblo son desviados criminalmente a bolsillos privados. A lo que añadimos una vertiente privada, en la que las comunicaciones, entre sí, de unos líderes, encabezados por el gobernador, reflejan crueldad.

     Es preocupante, porque al convertir la indignación en vorágine se abre un terreno fértil para los que son astutos en el uso de la confusión para sus propósitos. Y en política, esencia de estos eventos, los daños ocurridos a unos son beneficio de otros. Para aprovecharlos se relajan parámetros morales, tanto por partidos políticos e intra-partidos, como por movimientos sociales e intereses empresariales.

     La estridencia desbandada opaca al análisis que busca remedios a lo ocurrido y los mecanismos efectivos para desmontar otras operaciones de pudrición gubernamental. Mucho ruido no permite escuchar los susurros escondidos, ni produce ambiente para seguir el caminito del comején hacia su nido.

     El revolú nos hace olvidar que la corrupción gubernamental no es solo ésta que sufrimos hoy. No reduzcamos la indignación a estos hechos ni desviemos la atención de que, en parte de nuestro gobierno, inaccesible a la jurisdicción federal, obran otros grupos en corruptela que nuestras autoridades de seguridad publica obvian, sea por incapacidad, falta de recursos o tolerancia programada.

     Nos debemos preguntar, inclusive, cuántos de quienes lanzan piedras están en iguales faltas. Reciben contribuciones para sus campañas o para ellos personalmente, de fuentes ilegales, con ataduras.

     En cuanto a los arrestados, y los por arrestar, serán procesados, y el curso de la justicia seguirá. Preocúpenos los no arrestados. Los que levantan una inmunidad política o empresarial fuera del alcance de los federales, donde sí pueden, aquí. Esos son hoy más fuertes. Redoblarán esfuerzos. A esos es a quienes el ruido de la vorágine protege. 

     Así que, con una nota simpática, pero de gran moraleja, les dejo con el Gran Comunicador, Ronald Reagan: “Se dice que la política es la segunda profesión más vieja. He aprendido, sin embargo, que se asemeja marcadamente a la primera”. ¿La primera? Prostitución.

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

martes, 10 de diciembre de 2019

El beneficio de Promesa para Puerto Rico

El que Promesa nos haya devuelto al periodo de la invasión (el general Miles sustituido por una junta), es la gran ventaja de la “desventaja”. Nos devolvió a la desnudez de aquel nacimiento, plantea Eudaldo Báez-Galib

viernes, 6 de diciembre de 2019

Trump y su juicio político

Resulta angustiosa la razón por la cual Madison propuso al Senado como juzgador. Entendía que eran los únicos con suficiente independencia para no dejarse influenciar por las fuerzas políticas o económicas, dice Eudaldo Báez Galib

domingo, 1 de diciembre de 2019

El PIP tiene que guayar el cuero

Los que hemos estado dentro del monstruo político sabemos que hay más independentistas que los votos y encuestas, señala el licenciado Eudaldo Baez Galib

lunes, 25 de noviembre de 2019

La impotencia política boricua

Eudaldo Báez-Galib plantea que no hay nada más perverso que el comportamiento político boricua, pleno de contradicciones, oportunismos y disparates, todo alimentando a una población desinformada, con sectores fanatizados

💬Ver 0 comentarios