Miguel A. Riestra

Punto de vista

Por Miguel A. Riestra
💬 0

El gobierno permanente

Las personas más intelectualmente creativas, como lo era Juan M. García Passalacqua, sostienen que en Estados Unidos existe un centro de inteligencia y poder que rebasa el poder de las ramas ejecutiva, legislativa y judicial del momento; un gobierno permanente. No importa a quién escojan presidente, un supuesto liberal como Obama o un reaccionario como Trump, los asuntos fundamentales de la nación los decide ese gobierno permanente.

La historia apoya la realidad anterior. La existencia de un Sanders con ideas radicales que nunca serán implantadas en la nación solo sirve para justificar la existencia de la democracia, para que la gente crea que existe un sistema democrático en Estados Unidos.

Las expresiones de Sanders son correctas, el 1% de la población controla más del 90% del capital nacional, mientras que el resto se reparte entre el 99% de los ciudadanos.

Sin embargo, lo más ominoso de esta realidad es que el gobierno permanente no es nacional (de Estados Unidos). El gobierno permanente es transnacional o internacional. Que algunas naciones se muevan de la derecha a la izquierda y otra vez al centro y a la derecha, no tiene ningún efecto permanente sobre la salud financiera del gobierno permanente internacional. El gobierno permanente controla el capital internacional, las inversiones, las investigaciones científicas y el cambio en el mundo real que esas investigaciones implican.

En este panorama, ¿qué poder tiene un “territorio no incorporado que pertenece, pero no es parte de los Estados Unidos” (colonia) con unas dimensiones de 100 x 35 millas en el Caribe, como Puerto Rico? ¿Qué poder tiene la isla con una deuda con bonistas de $72 mil millones y una Junta de Supervisión Fiscal que controla nuestra economía, incluido el presupuesto?

Es patético ver cómo los políticos del patio se expresan ante el pueblo, pero no se atreven a hablar ante la Junta que irónicamente llaman “Promesa”. Más patético es observar cómo nuestro pueblo se caracteriza por el consumismo y la dependencia de los pocos fondos federales que nos envían a cucharaditas para mantenernos contentos.

La Gran Marcha del Verano 2019 parece marcar un cambio en la actitud de los puertorriqueños hacia su gobierno. ¿Se reflejará esta actitud en las próximas elecciones? ¿Nos convertiremos en un país autosuficiente y políticamente con los poderes para lograr ese propósito? Aunque así lo hagamos, al igual que la mayoría de los países, continuaremos siendo manejados por el gobierno permanente de Estados Unidos y estos, a la vez, son el gobierno permanente internacional.

Otras columnas de Miguel A. Riestra

💬Ver 0 comentarios