Ángel Antonio Ruiz Laboy
💬 0

El gobierno que impone credos

Espera uno que ante esta coyuntura histórica a la que se enfrenta el país, nuestros líderes estén asumiendo posturas y medidas que protejan a los ciudadanos, al medio ambiente y a nuestro patrimonio cultural. Pero no, ante la incapacidad e ineptitud de quienes juegan a gobernarnos, parece más meritorio legislar no como defensores de nuestros recursos y nuestro bien común, sino como aprendices de dictadores que, anteponiendo sus idiosincracias, criminalizan a sus disidentes o a quienes reclaman equidad y justicia.

Recientemente los abusos del estado hacia estos tres ejes (la ciudadanía, el medio ambiente y la cultura) ha mostrado –a viva voz– su lado más cruel y represivo. Sirvan como ejemplo el depósito de cenizas en Peñuelas, la reducción o la eliminación de fondos para el fomento de la cultura, la reforma laboral antiobrera recién aprobada y la censura a quienes dicen la verdad sin tapujos.

Este andamiaje en el sistema público no se da solo ni en la nada, viene acompañado de políticas neoliberales que se gestan también desde los espacios de poder privado que son los verdaderos mantenidos de nuestro sistema público. El Estado, en vez de exigirles compromiso social, lo que ha hecho es adoptar sus prácticas opresoras y validarlas. Ya no es solamente a los buitres de Wall Street a quienes debemos temer, localmente abundan tantos otros que anteponen sus intereses y cabildean a cambio de quién sabe qué para lograr legislación que fomenta el empobrecimiento de nuestro pueblo y una polarización cada vez más extrema en nuestro sistema de clases que ya raya al punto de una sociedad de castas.

La razón de ser de nuestro gobierno debe limitarse a garantizarnos educación, salud y seguridad de primera en un ambiente sano que permita y proteja la libre manifestación de nuestras individualidades. Pero, como eso es pedirle peras a los olmos, seguirán atentando y legislando irresponsablemente contra lo que no deben, basados en la subjetividad de su credo o su ignorancia, y evadiendo su deber ministerial.

💬Ver 0 comentarios