Manuel G. Avilés Santiago
💬 0

El gran hoyo

De cuando chamaquito recuerdo que previo a los comicios electorales el barrio olía a asfalto ya que a muchas familias les tocaba su pedacito de brea a la entrada de sus residencias. Tampoco fallaba la manita de pintura a la rotonda y bancos de la plaza de recreo en el centro del pueblo.

Esas gestiones -en conjunto con la presentación de Ednita, Yolandita y Bonny Cepeda en las fiestas patronales- le garantizarían al alcalde un cuatrienio más.

Recientemente los temas de ornato municipal y mantenimiento de carreteras han acaparado el debate público. Y es que a poco más de un año de las elecciones, el conteo de boquetes en las calles y de vertederos clandestinos, revalidan como instrumento favorito de análisis de gestión pública.

No pretendo restarle mérito a la importancia de la estética urbana. Pero si bien la contaminación visual y el deterioro de las vías públicas son asuntos que tienen que ser atendidos con seriedad, no deben ser los únicos criterios de juicio valorativo que la ciudadanía utilice al momento de evaluar sus líderes.

Hace algunas semanas, la foto de un hombre sumergido en un hoyo en la Parada 18 en Santurce provocó histeria en las redes sociales. Rápidamente, la foto vuelta meme y hecha viral, se convirtió en fácil metáfora de nuestra situación: hemos caído en el gran hoyo del que no podemos salir. Inmediatamente, culpamos a quienes no han tapado el hoyo, pero obviamos cómo se formó.

Pero el hoyo y su macabra profundidad van más allá de la gestión del alcalde o de la alcaldesa. El hoyo se hace más profundo cuando la Cámara y el Senado contratan a decenas de empleados fantasmas. El hoyo se hace más profundo cuando amigos y familiares de quienes están en el poder son contratados sin las debidas credenciales y con salarios absurdos. El hoyo se hace más profundo cuando no se audita la deuda. El hoyo se hace más profundo cuando permitimos que el bitumul selle, solo temporeramente, el gran hueco del desencanto democrático.

Otras columnas de Manuel G. Avilés Santiago

martes, 31 de diciembre de 2019

Diáspora puertorriqueña: vuelo cancelado

El profesor Manuel Avilés Santiago relata los contratiempos de un grupo de puertorriqueños que procuró viajar desde Estados Unidos para compartir en Navidad con sus familiares en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios