Eduardo Villanueva

Punto de vista

Por Eduardo Villanueva
💬 0

El hambre es letal

Atribuyen al padre Camilo Torres decir: “No sé si la eternidad existe, solo sé que el hambre existe y es mortal”. 

Recuerdo la frase porque hay un debate sobre si abrir o no los comedores escolares para repartir comida existente y en peligro de expirar, cuando es tan necesaria en este momento. 

Hay argumentos razonables para hacerlo o no hacerlo. Hay alternativas que pueden armonizar el conflicto para evitar que los alimentos se pierdan. Se supone que la Junta de Planificación tenga datos de municipios y lugares con mayor pobreza en Puerto Rico. La Dra. Linda Colón, ha escrito artículos y libros con datos fehacientes sobre el problema de la pobreza en Puerto Rico. Necesitamos actuar con premura, antes que se nos mueran niños y personas mayores, enfermas de malnutrición. Los datos existen, no se requieren estudios para actuar. 

La gobernadora debe nombrar un comité sin sueldo, tal vez con dietas para gastos de alimentos y transportación, de no más de siete personas, con sociólogos, economistas, nutricionistas y planificadores, para que, con datos en mano, elaboren un plan escalonado para alimentar a los sectores malnutridos de este país. 

La isla puede separarse por áreas: la montaña, la costa, el área metropolitana y las ciudades intermedias o que compartan rasgos de estas tres áreas mencionadas. Los alcaldes de municipios con mayor pobreza deben ser convocados para que ayuden en la tarea de planificar e identificar lugares y modos de distribuir alimentos, con medidas de salubridad. 

Todos los lugares en que se repartan alimentos, hechos o para cocción, deben pedirle a la gente que vaya con mascarillas. En cada lugar de distribución debe haber mascarillas disponibles, aunque sea de tela que luego se puedan lavar, para que los que vayan a recibir alimentos empacados, entren como en los supermercados, de cinco en cinco. 

A cada persona se le tomará la temperatura a la entrada y al que no pase examen se le preguntará con quién anda para entregarle alimentos en el exterior y no arriesgar a los que están dentro. 

La comida puede colectarse en centros comunales, en dos categorías, enlatada- pre-cocinada, y los alimentos que requieran cocción, repartirlos en pequeñas compras a los que vayan a buscar comida para ingerir tan pronto puedan.

El dinero que se ha enviado para reconstrucción y ayudar pacientes de COVID-19 debe contener partidas, especialmente en la Junta de Planificación, y los departamentos de Hacienda y del Trabajo y Recursos Humanos, que pueden asignarse para puestos temporeros en comedores sociales y para empleados jóvenes que tengan certificado de salud, para ayudar a los empleados mayores en edad y de alto riesgo. 

Así logramos que el contacto de los mayores sea el menor posible con los grupos de cinco en cinco que vayan a buscar alimentos. Hay escuelas abandonadas que, con poca inversión, se pueden habilitar para comedores sociales. Cuando no exista esa alternativa, se pueden habilitar tiendas de campaña como las habilitadas en el sur para vivienda y atención médica, a poblaciones afectadas por los terremotos. 

La propia Dra. Colón puede ser reclutada con otro equipo auxiliar, para coordinar la repartición y elaboración de alimentos. Hay urgencia de acción y hay alternativas para evitar la mortalidad del hambre. Urgen propuestas que eviten el hambre y sus consecuencias. Aquí hemos sugerido algunas, que son viables y costo efectivas.

Otras columnas de Eduardo Villanueva

miércoles, 20 de mayo de 2020

El Plebinsulto

El regreso a la legitimación del territorio sería un “plebinsulto” y habría que rechazarlo plenamente. A la consulta: estadidad sí o no, debemos votar no, escribe Eduardo Villanueva

viernes, 1 de mayo de 2020

¿Nuevos tiempos de mordaza?

Lo que hacen con el líder de protestas cívicas, Giovanni Roberto, es una estrategia policiaca que busca crear un efecto que congele la protesta, la que está en curso y las que vienen, escribe Eduardo Villanueva

jueves, 16 de abril de 2020

A Manuel Moraza Choisne, un imprescindible

En una vida sumamente productiva al servicio de la patria, el licenciado Moraza Choisne fue abogado de muchas causas justas, legislador brillante y campeón nacional de ajedrez, entre otros logros, escribe Eduardo Villanueva

💬Ver 0 comentarios