Yara Liceaga

Buscapié

Por Yara Liceaga
💬 0

El hartazgo del día a día

Hay días en los que se sobrepasa el límite del aguante. Días que rebasan lo que uno está dispuesto a absorber de la convulsión en la que se ha convertido el diario vivir. Uno viene e inmediatamente tira una raya de “hasta aquí” o de “yo ya sí que ya”, de “no puedo con esto, en serio que no”. Uno saca los trucos emocionales que se guardan para aquellos eventos excepcionales que hay que procesar con calma, los abusivos, de esos que le sacan el monstruo a cualquiera, que te dirigen a la plática arisca, al humor de espanto, al agite, esos que te obligan a descomprimir o sucumbes y que con cada táctica de auto-cuidado van extenuando al cuerpo y a la mente porque entonces, al día siguiente, llega fresca y tranquila pavoneándose en su violencia otra agresión planificada para el colectivo. Y al siguiente, lo mismo: otro odio desplegado. Al siguiente, igual.

Una viene y pega a trazar líneas como una desquiciada para mantenerse protegida: una aquí, otra allá, otra más allá, otra acá, la próxima aquí, hasta que el camino va convirtiéndose en garabato, en enredo, tragándote el andar como en un lodazal de arena movediza. Tareas cotidianas como despertar o dormir se transforman en un duro momento de negociación con uno mismo que va requiriendo al cuerpo sedarse o activarse con estímulos externos al propio cuerpo. Nada parece hacerse de manera natural sino obligada. El apetito cancela su función o la exacerba; la paciencia desaparece. Este panorama corporal va sumando personas exhaustas, enfermas de espíritu, propensas a cualquier tipo de exabrupto, a cualquier tipo de desajuste, al paisaje social.

Se llama hartazgo y pregunto, ¿para qué seguir llevando a los más vulnerables al límite? Querer quedarse con toda la tierra, los recursos naturales y el capital humano por quienes tienen recursos monetarios va abriendo sus consecuencias y hace rato las estamos experimentando, de muerte en muerte, frente al asombro destructor de la crueldad.

Otras columnas de Yara Liceaga

sábado, 14 de octubre de 2017

Eficacia

En respuesta al huracán María, el pueblo sigue demostrando que el gobierno actual es un mero ejercicio estético, una fachada.

💬Ver 0 comentarios