Pedro J. García Figueroa

Tribuna Invitada

Por Pedro J. García Figueroa
💬 0

El hombre que inscribió el PPD

Elmer Ellsworth, amigo de Luis Muñoz Marín y dueño del Hotel Treasure Island, en Cidra, usado por Muñoz como centro de operaciones, le sugirió a este que Jesús T. Piñero se encargara de inscribir el nuevo partido. Ellsworth, “el americano loco”, como lo llamaba Piñero, lo recomendó y lo acompañó por toda la isla en esta encomienda.

En 1934, Piñero presidía la Asociación de Colonos de Caña. En un Congreso Económico en San Juan conoció a Muñoz y lo ayudó a cabildear en Washington por la extensión a Puerto Rico de la Ley de 500 Acres. En 1935, el presidente Roosevelt nombró a Piñero al Comité Asesor de la PRRA (Puerto Rico Reconstruction Administration).

En 1929, Piñero presidía la Asamblea Municipal de Carolina por el Partido Republicano. Su amistad creciente con Muñoz y las luchas comunes en beneficio del pueblo lo alejaron de ese partido. En 1936 ingresó al Partido Liberal y fue candidato al Senado. Doña Inés se expresa sobre Piñero así: “cuando todos los que seguíamos a Luis Muñoz Marín éramos liberales populares e independentistas, él era republicano, pero nunca notamos que sin darnos cuenta, ni él ni nosotros, se fue haciendo popular. No era hombre de tribu, era hombre de patria”.

Piñero se echó encima la inscripción del Partido Popular Democrático. Tenía que asegurar que coincidieran en todos los pueblos los electores que firmarían las peticiones de inscripción y que los jueces tomaran el juramento. Muchos de estos eran nombrados por la Coalición (partidos de la oposición). En muchas ocasiones los jueces no llegaban, y Piñero y sus “jíbaros” tenían que regresar a la montaña para volver a empezar otro día.

Piñero empeñó su hacienda y tiempo en esta lucha que finalizó cerca del 22 de julio de 1938, cuando el PPD se inscribió simultáneamente en Barranquitas y Luquillo. En 1940 fue electo representante popular por el Distrito 35 de Humacao, luego comisionado residente. En 1947 fue el primer gobernador puertorriqueño, nombrado por el presidente estadounidense.

Hagamos como él. No hay tiempo que perder; han pasado 80 años. Volvamos al principio, a los fundamentos del partido, convocando en la diversidad a todo el espectro que ama y respeta este país, en una alianza patriótica, para reinscribirlo en la memoria colectiva del pueblo. El fin es darle sentido y norte a su causa extraviada, bajo el consenso de lo que somos, puertorriqueños. De lo contrario, otros tomarán su lugar.

Otras columnas de Pedro J. García Figueroa

domingo, 22 de julio de 2018

El hombre que inscribió el PPD

El alcalde de Hormigueros, Pedro J. García Figueroa, explica la gesta de Jesús T. Piñero en la inscripcción del PPD

💬Ver 0 comentarios