Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

El hueso de Grijalva

Los que dicen saber afirman que en medio de la pandemia lo menos que importa al puertorriqueño es el estatus político y eso, aunque fuera cierto, no exonera la inacción de los que sufrimos el colonialismo como anacrónica y descarada infamia. Sucumbir al pretexto de que la devastación y muertes ocasionadas por huracanes, terremotos y epidemias postergan la agenda descolonizadora a último turno implica “avestruzarse” porque la inequidad colonial es precisamente la que arresta nuestra recuperación. El mero hecho de que en medio de la emergencia nuestros gobernadores de turno necesitaron adiestrarse sobre cómo mejor bregar con el ego de Trump, nos dice cuán frágil es nuestra dependencia colonial. Hoy por hoy la respuesta federal a los desastres naturales que nos abaten desde María al COVID-19 está condicionada a la aberración de la Ley Promesa y Junta de Control Fiscal Federal aprobadas por gobierno demócrata, al lado de la cama por el que se levantaron los miembros de la mayoría republicana en el Senado, al criterio de un almirante-monitor federal designado por la Casa Blanca republicana, y desde la burocracia de las agencias federales, a la jauría que Trump ajota velarnos.  Esa es la cruda realidad colonial.

No hay peor cuña que la del propio palo… desde su perspectiva liberal paternalista, el congresista demócrata de origen mexicano Raúl Grijalva nos muestra el otro lado de la moneda colonial. Su sentencia de que no hay ambiente para la estadidad en el Congreso supone una lápida sobre cualquier intento de discutir el tema o recordar a Washington que, mientras predican igualdad y democracia al mundo entero, tienen título de propiedad sobre la colonia más poblada que aún queda en el planeta. Para consolarnos, Grijalva promete más chavos si gana el poder para hacerlo después del 3 de noviembre. A cambio debe congelarse la discusión del tema o de consulta plebiscitaria de estatus político, mientras el procónsul Grijalva elabora una agenda para atender otros problemas que él considera más apremiantes para el territorio puertorriqueño; el mismo cuento que le hicieron a Muñoz Marín cuando el siglo pasado pidió al Congreso atender las “verrugas coloniales del ELA”; el mismo cuento que le harán a nuestros tataranietos el siglo que viene si nos entretiene el hueso que Grijalva nos tira.

Lo cierto es que la estadidad no se hará viable por el simple acto de hacer otra consulta de estatus junto a las elecciones próximas, como tampoco el ELA mejoró ganando plebiscitos ni la estadidad se alcanzó después del vuelco mayoritario en las urnas de tiempo contemporáneo.  Los derechos nunca llegan como pétalos de flor volando en el aire… hay que trabajarlos, sudarlos y pelearlos. El próximo round de la pelea estelar es el 3 de noviembre y corresponde a los estadistas ganarlo, votando.

Otras columnas de Orlando Parga

sábado, 23 de mayo de 2020

Reapertura a lo boricua

Contrario a otras jurisdicciones desmandadas en reapertura en Puerto Rico actuamos sabiamente. Y mientras el gobierno hace lo suyo para protegerte, te corresponde a ti hacer lo tuyo con disciplina, escribe Orlando Parga

domingo, 17 de mayo de 2020

La estadidad sí o no

Orlando Parga favorece la consulta sobre estadidad propuesta por el PNP durante los comicios generales de noviembre 2020

viernes, 15 de mayo de 2020

El hueso de Grijalva

Los derechos nunca llegan como pétalos de flor volando en el aire… hay que trabajarlos, sudarlos y pelearlos, escribe Orlando Parga

jueves, 14 de mayo de 2020

El apellido americano

De todas las influencias que nutrieron a lo ancho de los siglos el desarrollo histórico de Estados Unidos y Puerto Rico, la que siempre requerirá mantenimiento es la fibra moral y ética que nos diste de la perversidad, plantea Orlando Parga

💬Ver 0 comentarios