Issel Masses

Punto de Vista

Por Issel Masses
💬 0

El “Hunger Games” de las contrataciones de emergencia

La emergencia no es sinónimo de cero controles. Cuando emergencias como la del COVID-19 ocurren, algunos gobiernos presionados por la necesidad de responder a la crisis echan por la borda requisitos (precio, calidad, tiempo, cualificaciones) y procesos de compra, escogiendo al primer suplidor que aparezca con una oferta.  

Ben Koberna, fundador de EASiBuy, compañía que facilita procesos de compras federales y estatales en Estados Unidos, describe la lucha actual por productos salubristas como el propio “hunger games”. Y es que precisamente en la ausencia de controles y procesos de emergencia, los espacios para la corrupción y el fraude se amplifican.  A nivel global, ya se han reportado casos de toda índole, desde doctores apropiándose ilegalmente de equipo médico para sus familias (ej. Estados Unidos), hasta contratos adjudicados a firmas sospechosas (ej. Panamá) y compra de productos falsos (ej. Reino Unido).

La propia Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico indica que, sin los debidos controles, a medida que la pandemia continúe y la distancia entre la oferta y demanda crezca, también aumentará la probabilidad de que los esquemas de corrupción y fraude se agudicen, y hasta evolucionen. El pasado presenta un sin número de experiencias que lo demuestran. Lo hemos vivido en carne propia tras los contratos turbios luego del Huracán María y ahora con contratos de millones adjudicados para comprar pruebas y otros productos, sin controles generales, procesos de verificación de las compañías responsables, o evaluación de alternativas en precio, tiempo y calidad.

Emergencia tras emergencia, expertos en compras como la Red Interamericana de Compras Gubernamentales, recomiendan la transparencia a tiempo, y los sistemas de contrataciones abiertos como una herramienta clave en la protección de recursos. 

Sin embargo, la resistencia del gobierno de Puerto Rico hacia la apertura de datos e información sobre los procesos de contratación y uso de fondos de emergencia nos pone en una situación indiscutiblemente vulnerable a la corrupción, limita la habilidad de planificar y ser proactivos en nuestra respuesta, y le da más argumentos al gobierno federal de limitar fondos de recuperación para Puerto Rico.

La respuesta eficiente en momentos de crisis requiere un sistema abierto, y un proceso listo para ayudarnos a responder ágil y proactivamente que asegure que los auditores, fiscalizadores y oficiales de compras puedan ejercer sus roles de manera remota e ininterrumpida. Requiere adiestrar a los oficiales públicos para saber cómo manejar las compras en emergencia.  La respuesta ideal es lo contrario al secretismo y la discreción absoluta que presenta el gobierno en la gran mayoría de su gestión, incluyendo en los procesos de compras.

Los sistemas robustos y abiertos de contrataciones les ahorran miles de millones de dólares a los gobiernos, a los ciudadanos y al sector privado, protegiendo y optimizando así los fondos del pueblo. Ucrania, por ejemplo, cuenta con datos abiertos de los procesos de contratación pública desde el 2016, posibilitando así la consolidación y centralización de la demanda y oferta sobre la respuesta. Ambos sistemas ayudan a predecir necesidades, verificar suplidores y planificar de manera más rápida y segura, facilitando comprar en grandes cantidades y con más tiempo para recibir buenas ofertas. A su vez, utilizan la plataforma del gobierno Prozorro Market para publicar sus solicitudes de propuestas (RFPs) y para que todos puedan ver tanto las necesidades estipuladas, como las ofertas presentadas. Por otro lado, Dozorro, el sistema de monitoreo de Transparencia Internacional, ha hecho cambios a su plataforma para poder evaluar en tiempo real compras de emergencia de alto interés y/o riesgo. He aquí un sistema de balances y verdadera fiscalización.

Para permitir estos procesos necesitamos comenzar por transparentar y fortalecer la gestión pública en Puerto Rico. Ahora bien, si a corto plazo Puerto Rico no puede funcionar en escenarios de buenas prácticas de transparencia y fiscalización, sí se puede pedir información clave, y publicarla lo antes posible para su monitoreo. Se pueden crear comités de compra que monitoreen, guíen, y fiscalicen en tiempo real las contrataciones de emergencia, y cuenten con los miembros de las entidades fiscalizadoras y de la sociedad civil. Se pueden desarrollar e implementar estrategias, regulaciones, y guías que incorporen buenas prácticas en emergencia y ayuden a manejar los procesos de contratos y el portfolio de suplidores, para adjudicar contratos de manera justa y transparente. Irlanda, Francia, Japón, Moldavia, Inglaterra, crearon medidas como estas. Existen múltiples alternativas para mejorar nuestros procesos de contrataciones en esta emergencia. No hay excusas.

Otras columnas de Issel Masses

💬Ver 0 comentarios