Astrid Díaz

Tribuna Invitada

Por Astrid Díaz
💬 0

El impacto de la reconstrucción en Toa Baja

Un pueblo cuya historia lo llevó a asentarse alrededor de tres cuerpos de agua hoy es víctima de esos cuerpos.

Nuestra brigada de reconstrucción, denominada #CascoTime, comenzó su primera visita en el centro urbano de Toa Baja, el cual sucumbió ante las inundaciones sin precedentes durante el huracán María. El pueblo tiene una riqueza natural en su escala urbana, su historia y su gente.

Desde sus orígenes en 1745 se le conoce cono la “Ciudad bajo aguas” pues su suelo en la zona del carso está compuesta mayormente de sedimentos aluviales y barro. Desde siempre las casas se han edificado varios pies sobre el nivel de la calle anticipando inundaciones. Al principio esto resultó pues la isla no estaba tan desarrollada y la lluvia percolaba fácilmente. Incluso muchas casas tienen "diques" o barreras en metal para desviar el agua. Pero en el Puerto Rico de hoy, ante este evento, esas medidas no fueron suficientes pues el agua arrasó con todo el pueblo.

Toa Baja es uno de los 10 municipios con mayor población. Su reconstrucción en el casco urbano requiere un análisis específico a nivel macro, no solo de sus estructuras individuales. Este análisis incluye urbanismo, tipología de estructuras y sus materiales, estudios hidrológicos y el aspecto histórico/cultural. Hay que planificar para atender canalizaciones de cuerpos de agua, trabajar con sus correntías, posibles sistemas de bombeo y renovación de actividad comercial y residencial, aprovechando su historia como un activo.

En cuanto a las comunidades aledañas al centro urbano, se deben relocalizar fuera de áreas inundables o diseñar para mitigar y minimizar los daños por inundaciones, elevando el área vivible de la casa sobre el nivel mínimo de inundación.

Eso significa que hasta ese nivel de inundación el área deberá estar abierta sobre columnas o cimientos altos, o por el contrario completamente cerrado con paredes en hormigón o de materiales impermeables, dejando dos aberturas mínimas para que fluya el agua. Este espacio puede utilizarse para almacenaje, estacionamientos o accesos. Además hay que elevar sobre el nivel de inundación las utilidades y sistemas mecánicos, eléctricos y ventanas. Estos pasos de mitigación son considerados en las primas de seguros y previenen colapso de la estructura.

En nuestro recorrido calle por calle, casa a casa, nuestra brigada #CascoTime, con estudiantes de arquitectura e ingeniería, dibujó planos conceptuales para corregir daños. Tener el privilegio de entrar a cada casa, hablar con la familia y oír sus anécdotas con el huracán, fue emotivo, y más aún cuando nos enseñaban cada espacio íntimo de su vivienda con fotos aún en las paredes, haciéndonos sentir parte de su familia.

Y esa es la verdadera reconstrucción de Puerto Rico, más allá de varillas, madera y cemento, se trata del calor humano. De traducir diseño y construcción en esperanza.

Otras columnas de Astrid Díaz

viernes, 14 de septiembre de 2018

Campanazo a un año de María

A un año del paso del huracán María, la arquitecta Astrid Díaz expone que, para avanzar en la reconstrucción, más allá de varillas y cemento, necesitamos voluntad, humanismo y patriotismo

jueves, 9 de agosto de 2018

Construir sin destruir

Astrid Díaz resalta el valor de la arquitectura como herramienta para preservar nuestra historia y cultura, a la vez que crea ambientes urbanos que elevan nuestra calidad de vida

viernes, 27 de julio de 2018

Un millón de casas inseguras

La arquitecta Astrid Díaz argumenta sobre las ventajas de observar los códigos de construcción de viviendas

viernes, 13 de julio de 2018

MOCHILA SALVADORA

La arquitecta Astrid Díaz explica la importancia de contar con una mochila de reconstrucción dirante una emergencia natural

💬Ver 0 comentarios