Jorge Schmidt Nieto

Tribuna Invitada

Por Jorge Schmidt Nieto
💬 0

El impacto internacional del plebiscito

Quien piense que en Puerto Rico alguna propuesta política puede recibir el apoyo de 97% de la población, no sabe nada del país. Es exageradamente improbable que en un proceso electoral abierto y competitivo, una de las opciones obtenga prácticamente la totalidad de los votos. Como si hubiera unanimidad de pensamiento. Eso no sucede en Puerto Rico ni en ningún otro lugar.

El Partido Nuevo Progresista (PNP) pretende hacerle creer al país, a Estados Unidos y al mundo que 9.7 de cada diez puertorriqueños son estadistas. Por favor, ni ellos lo creen. Habría que cuestionarse por qué lo hacen. Una razón ha sido el golpe publicitario, que ha resonado a través del mundo. En eso han tenido éxito. La mayoría de los periódicos y portales noticiosos internacionales han reseñado el plebiscito. Los titulares señalan que una abrumadora mayoría de los puertorriqueños reclaman anexarse a Estados Unidos, aunque matizados por la abstención electoral. A nivel internacional, se recibió un mensaje de que la estadidad tiene un apoyo masivo. Quedó claro que el resultado es una gran exageración, pero no hasta qué punto. Se recalca la baja participación, pero muchos medios noticiosos internacionales interpretaron que la abstención fue producto de una apatía generada por la crisis económica. No todos entendieron que fue una acción de protesta contra el plebiscito mismo, concertada y promovida por todos los sectores políticos no oficialistas del país.

La opinión pública internacional entenderá poco las sutilezas del plebiscito, a pesar de que ahí reside lo importante. Sin embargo, en Washington los congresistas de las comisiones de recursos naturales y energía sabrán exactamente lo que sucedió. El cabildeo del Partido Popular Democrático (PPD) comenzó inmediatamente para convencerlos de la invalidez de la consulta. Competirán con los cabilderos del PNP que intentarán persuadirlos de su versión. Ambos les recordarán sus exitosos “fundraisers” en Puerto Rico. Al final se neutralizarán mutuamente, como de costumbre.

El que sólo 23 de cada 100 personas acudiera al plebiscito demuestra que el PNP no es la aplanadora electoral que muchos pensaron que era. Nunca lo fue. En su mejor momento fue mayoritario, pero no hegemónico, como el PPD en el muñocismo. Eso sí fue controlar las instituciones y los procesos políticos. Pero no es 1952. Ningún partido ni movimiento puede darse el lujo de ir a una consulta sólo y pretender obtener una participación respetable.

Otras columnas de Jorge Schmidt Nieto

lunes, 5 de noviembre de 2018

Contienda real: Trump Sí o No

El profesor Jorge Schmidt Nieto analiza las probabilidades que tienen demócratas y republicanos en las elecciones de medio término programadas para el 6 de noviembre de 2018

💬Ver 0 comentarios