Carlos E. Ramos González

Punto de vista

Por Carlos E. Ramos González
💬 0

El "impeachment" bajo la Constitución de Estados Unidos

Es importante precisar la terminología en este asunto vital contenido en la Constitución de los Estados Unidos y la de Puerto Rico. Lo que nuestra Constitución califica como "juicio de residencia", "residenciamiento" o "destitución" es la traducción de los constituyentes puertorriqueños del término "impeachment" cuya figura tomamos de la contraparte federal. Pero, esta equivalencia no está reconocida en el Diccionario de la Lengua Española. Algo parecido sucede, pero con mayores implicaciones, con el término "impeached". Una vez el proceso concluye en la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, mediante votación por mayoría simple y afirmativa, se considera que el funcionario ya está "impeached" pero ello no significa quedar destituido de su cargo. Esto último ocurre solamente si el Senado enjuicia a la persona imputada o "impeached" y es convicta por votación de dos terceras partes de los miembros de dicho cuerpo. 

Repasemos este proceso constitucional. Para ello es necesario recurrir al texto y practica constitucional. Cualquier miembro de la Cámara puede instar una resolución que presente cargos de "impeachment" sin que existe previa investigación al efecto. De hecho, contra el presidente Donald Trump se han presentado sin éxito varias resoluciones de este tipo las cuales no han obtenido la votación mayoritaria necesaria. El asunto también puede ser objeto de investigación por decisión de alguna comisión permanente de dicho cuerpo sin que necesariamente tenga la aprobación del cuerpo en pleno o de su "speaker" o portavoz mayoritaria. Precisamente es lo que hace la Comisión de lo Jurídico desde hace varias semanas vinculado al tema del Informe Muller sobre la interferencia rusa en las elecciones pasadas y la posible obstrucción del presidente Trump en ese proceso investigativo. Es objeto de controversia jurídica sin decidir si es indispensable la aprobación del pleno para iniciar el proceso investigativo.

Ahora bien, lo que ha comenzado esta semana es la decisión oficial y solicitud de la "speaker" de iniciar una investigación que pueda culminar en un "impeachment" del presidente. Ha instruido a la Comisión de lo Jurídico y otras comisiones para que se investigue específicamente la conversación del presidente con el primer ministro de Ucrania. La investigación no tiene término fijo para concluir. Si la investigación determina que existe fundamento para "impeach" al presidente, se presentaría una resolución al pleno de la Cámara que contendría los cargos específicos que se imputarían. Como hemos indicado, se requería una votación con mayoría simple para que continúe el proceso. Si obtuviese los votos necesarios se consideraría que el presidente quedaría "impeached". Pasaría al Senado para celebrar el juicio que podría culminar en una destitución de su cargo. Se celebraría el proceso presidido por el juez presidente del Tribunal Supremo de los Estados Unidos y bajo las reglas que apruebe el Senado. Actuarían como fiscales lo que se conoce como "managers" que designe la Cámara, el presidente estaría representado por sus abogados o abogadas y el pleno del Senado ("jurado") pasaría juicio sobre la prueba presentada. Para destituirlo, debe concurrir dos terceras partes del Senado. Si se destituye, el cargo pasaría a ser ocupado por el vicepresidente. Si no existen los votos, permanecería en su cargo como un presidente "impeached" sin mayores implicaciones constitucionales tal como ocurrió con el presidente Bill Clinton.

Por supuesto: lo fundamental será determinar si se ha incurrido en lo que la Constitución denomina traición, soborno u otros "high crimes and misdeamenors". Existe un consenso generalizado que ello no implica necesariamente causar conducta constitutiva de delito, aunque quiénes apoyen o se opongan al proceso anclarán su posición en la existencia o no de estos elementos. Lo determinante será si el presidente ha traicionado la confianza pública al actuar contrario a la Constitución y leyes que juró cumplir y defender, mediante un uso abusivo del poder. 

Todo el proceso formal ocurre en el Congreso y su resultado no es revisable ante la rama judicial. El voto de los congresistas solo dependerá de su conciencia y base electoral sin temor al poder de los tribunales. De ahí que muchos denominan el "impeachment" con la expresión genérica "juicio político" aunque quizás la mejor forma de comprenderlo sea como un juicio constitucional, político y de opinión pública. 


Otras columnas de Carlos E. Ramos González

💬Ver 0 comentarios