Aida Vergne

Tribuna Invitada

Por Aida Vergne
💬 0

EL INSTRUMENTO

Es la lengua, nos dice Pharies, la máxima manifestación de la cultura humana; el fundamento de todo lo demás. La lengua (oral, de señas, silbada, escrita….) es el instrumento que nos permite trasmitir, de una generación a otra, “todo el caudal de conocimientos que constituyen nuestras costumbres, nuestras leyes y nuestro concepto de la vida humana”. La lengua forma una parte tan íntima de nuestro ser que ni pensamos en ella, ni tampoco nos percatamos de los cambios que sufre (siempre para bien), a lo largo del tiempo. Los cambios se manifiestan en fonética/fonológica (sonidos y representaciones mentales), semántica (significados y asociaciones de significados) sintaxis (cómo se organizan las palabras dentro de un enunciado u oración), y la morfología (cómo se organizan los segmentos para derivar palabras o crear nuevas). De todos las anteriores, es tal vez el cambio en las palabras el más obvio y el que más nos afecta (para censurarlos o celebrarlos). Muchos hablantes reaccionan de forma negativa ante los cambios pues la tendencia es a verlos como una degradación de la lengua. Si el cambio tiene la sanción, el visto bueno generalizado de los hablantes, no hay fuerza que lo detenga.

[email protected]

Otras columnas de Aida Vergne

💬Ver 0 comentarios