Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

El lado oscuro de legalizar las apuestas deportivas

El pasado lunes, el gobernador Ricardo Rosselló anunció su apoyo a la legalización de las apuestas deportivas en la isla. Rosselló, además, declaró que iniciaría el proceso legislativo y enfatizó en las ganancias que dejará al fisco la legalización de las apuestas en el deporte puertorriqueño.

Esto cambia el panorama por completo del deporte puertorriqueño. Es, como dicen los estadounidenses, un game changer.

Sinceramente espero que Rosselló y los legisladores hayan contemplado también el riesgo que esto presenta para el deporte boricua. Las principales ligas del país también tendrán que invertir en la creación de oficinas o puestos que supervisen la integridad del juego, y que sus productos en las canchas y campos de béisbol no se vean amañados.

Solo hay que ‘brincar el charco’ para ver los efectos negativos que pueden traer las apuestas deportivas. En Europa, han sido muchos los casos de amaños de partidos para beneficiar apostadores. El más grande fue en el 2009, cuando la policía alemana implicó alrededor de 200 juegos y nueve países en una investigación de amaño de juegos de fútbol.

La mayoría de los arreglos de juegos en Europa se hacen en las segundas, terceras o cuartas divisiones de las ligas de fútbol, donde los recursos para detectar arreglos de partidos no son tan amplios.

Y es que se requiere mucho dinero y recurso para monitorear estos posibles amaños. Por ejemplo, La Liga de España tiene un equipo de especialistas formado por ingenieros, analistas y expolicías que rastrean todos los medios, redes sociales, foros de los equipos y tendencias de apuestas. Y si notan algo anormal, como un movimiento inusual de dinero en un resultado poco probable, se mueven a investigar.

De ninguna manera quiero poner en entredicho la integridad de los deportistas puertorriqueños. Pero si los amaños ocurren en otros rincones del mundo, hay que estar preparado.

En el proyecto (P. de la C. 2038), el cual tiene 150 páginas, se le delega a la Comisión de Apuestas —ente regulador que se creará de ser aprobada la ley— el “establecer procedimientos para manejar sospechas de irregularidades en los juegos”. No hay mención de estructuras ni estrategia para batallar los amaños, así que eso será responsabilidad de quien sea nombrado a dirigir la Comisión.

Los torneos boricuas también podrían crear sus propios equipos de trabajo para monitorear. Pero con la crisis económica que agobia a nuestras ligas, eso luce muy cuesta arriba.

Esperemos que se hagan vistas públicas de manera responsable, y que la integridad del juego y las herramientas para velarla estén entre las prioridades de todos.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 20 de junio de 2019

La NBA y un drama que corre los 365 días del año

Todas las mañanas, mientras me preparo para salir de mi hogar, pongo el televisor en los programas de discusión deportiva de la televisión estadounidense. Me gusta estar al tanto sobre los principales temas de deportes que dominan en Estados Unidos, pues usualmente se trasladan a las redes sociales en Puerto Rico, especialmente cuando se trata de NBA y Grandes Ligas.

jueves, 13 de junio de 2019

La NBA sigue encontrando la manera de fascinarnos

Hace poco más de un año, precisamente en una columna que publiqué el 31 de mayo de 2018, comparé a la NBA con la película Titanic de 1997: todos sabemos cómo terminaba, pero eso no evitó que nos fascinara.

💬Ver 0 comentarios