Ruth Merino

Buscapié

Por Ruth Merino
💬 0

El mar y el calentamiento global

Considero un privilegio el haber vivido siempre cerca del mar, de su extraordinaria belleza, de su rítmico y poderoso oleaje, de las especies que nacen en él y contribuyen a nuestro sustento. Nací en un puerto y cuento como una bendición el estar actualmente viviendo en uno.

Y es lógico entonces que me preocupe cuando me entero de que, según los expertos, el 60% de los océanos está afectado negativamente por el calentamiento global. Sí, justamente por ese fenómeno que algunos alegan que es una mentira irresponsable de gente alarmista. ¿Gente alarmista? Veamos: según un informe presentado recientemente en las Naciones Unidas, las consecuencias del cambio climático en el mar se observan en la acidificación por gases, el aumento de la temperatura y el deshielo polar.

La conclusión de los científicos es que la contaminación, la explotación pesquera y la extracción mineral, actividades humanas que inciden en el calentamiento global, han provocado que algunas regiones alcancen un estado ecológico crítico. Y esto es una verdadera tragedia porque el océano tiene un papel vital en el funcionamiento de la Tierra. ¿Cómo conservarlo saludable? El estudio recomienda que se promulgue legislación para proteger las aguas internacionales y así conservarlas mediante un uso sostenible.

Vamos a rogar por eso. Ojalá se pueda lograr; mientras más pronto, mejor. En nuestro siglo la pesca se ha convertido en una industria tan avanzada que es difícil detectar las prácticas de algunos países que han demostrado ser especialmente agresivos. El sentido común y la responsabilidad hacia futuras generaciones lamentablemente brillan por su ausencia en quienes se obsesionan por producir enormes ganancias a corto plazo.

Otra noticia reciente relacionada con el mar es que un témpano del tamaño del estado de Delaware se ha desprendido de la Antártica. ¿Está relacionado este evento con el calentamiento global? Por el momento, la buena nueva es que se atribuye lo ocurrido a la evolución natural.

Por lo menos, de eso no somos culpables.

Otras columnas de Ruth Merino

domingo, 23 de febrero de 2020

Un hombre optimista

Su racha de pesimismo pasó…Halló una nueva manera de apreciar su mundo: el canto de las aves, el murmullo del viento, relata Ruth Merino sobre un refugiado del sur que espera pronto volver a su hogar en Ponce

domingo, 9 de febrero de 2020

Jennifer es Jennifer

La respuesta de Jennifer López a los prejuicios en torno a las mujeres de 50 años es rotunda y convincente, dice Ruth Merino

domingo, 26 de enero de 2020

El poder corrompe

La solidaridad de los puertorriqueños atenuó el desamparo, pero ahora quienes nos gobiernan deben poner su casa en orden y unirse a ese pueblo generoso sin más dilación, dice Ruth Merino

domingo, 12 de enero de 2020

Lecciones de los terremotos

Es prioritario ayudar a los refugiados, pero igualmente importante es planear para el futuro utilizando las lecciones de hoy, escribe Ruth Merino

💬Ver 0 comentarios