Ana Teresa Rodríguez Lebrón
💬 0

El mar y nuestra idiosincrasia

Luego de dos meses en cuarentena, decido escribir de lo que particularmente extraño. No ya de la esperanza de que el futuro se asome como uno radiante para quienes llevamos años luchando por un sitial en este convulso país. Tampoco de lo sufrible que ha sido no poder abrazar a la familia o los amigos. Mucho menos de la rabia, huésped indefinido, que me acompaña mientras pagamos las consecuencias de la incapacidad y corrupción del gobierno de Wanda Vázquez. 

Por estos días, lo que particularmente extraño es el mar y lo que este significa en nuestra idiosincrasia isleña. Hace poco tuve que salir a una diligencia y me topé con él. Con su inmensidad. Con sus arenas y olas tan perfectamente diseñadas como las composiciones de Sylvia Rexach. Acto seguido se aglutinaron los recuerdos. De las giras del barrio, caldero de arroz incluido, al balneario de Luquillo. De las infinitas veces en que el presupuesto familiar solo alcanzaba a montarnos en el carro y llegar con el sol en busca de la palma perfecta; y desde ahí ver correr las horas junto con vecinos de sombras que terminaban por compartir de lo que traían. 

Mi novela puertorriqueña favorita lo es “La víspera del hombre” de René Marqués. En estos días en que los isleños nos vemos privados de nuestro encuentro con esa “agüita salá”, que lo mismo nos cura las heridas que nos devuelve el sentido de pertenecer a este Caribe, observé nuestro mar con la misma intensidad que imagino lo hizo Pirulo. Con la misma sorpresa ante tanta perfección; y con la misma incógnita de cuándo podré volver a él. 

“Cuando Pirulo vio el mar por primera vez fue tan grande su asombro que casi se quedó sin respiración. Y eso que lo vio de lejos”. 

No por nada René Marqués inició su obra maestra con tan perfecta invitación. 

Otras columnas de Ana Teresa Rodríguez Lebrón

jueves, 16 de abril de 2020

La ceguera también es esto

Aunque perdiendo poco a poco la vista, ¡todavía nos queda esperanza! Y esta se reanuda así sea a fuerza de cacerolazos, puntualmente a las 8:00 pm, escribe Ana Teresa Rodríguez

viernes, 13 de marzo de 2020

Coronavirus y falta de confianza

Crisis tras crisis, ellos aún no se enteran de que la ciudadanía les retiró la confianza no solamente a ellos, sino al propio Estado y sus instituciones, escribe Ana Teresa Rodríguez

💬Ver 0 comentarios