Fernando Cabanillas

Tribuna Invitada

Por Fernando Cabanillas
💬 0

El médico más hábil del mundo

Watson fue a la escuela de medicina después de ganar Jeopardy”, dijo orgullosamente su padre adoptivo Andrew McAfee. “Estoy convencido de que, si no es el mejor médico del mundo, lo será pronto”.

El padre piensa que su hijo “es genial, conoce mucha más información que ningún otro médico y sus decisiones están todas basadas en evidencia y libres de prejuicios. También es capaz de generar hipótesis y evaluar la sensatez de esas hipótesis”. En 2013, el joven Dr. Watson comenzó su adiestramiento en la especialidad de oncología en el prestigioso Centro de Cáncer de MD Anderson en Houston.

Los científicos de IBM continúan entrenando al Dr. Watson, una supercomputadora, para aplicar su conocimiento en la toma de decisiones médicas.  El Dr. Watson lo sabe todo y nunca pasa por alto ni olvida nada. Los humanos no pueden retener tanta información en su cabeza, o mantenerla al día. Dr. Watson siempre está disponible y nunca está cansado, enfermo, nervioso, ni de mal humor, ni tampoco tiene prisa. No conoce la arrogancia, ni se molesta si le cuestionan un diagnóstico o le piden una segunda opinión.

A la misma vez que es especialista en oncología, también lo pudiera ser en un futuro en neurología, cardiología, reumatología y todas las especialidades de medicina interna. Va a ser muy costoso terminar de entrenar al Dr. Watson, pero una vez que esté en funcionamiento, el costo de hacer un diagnóstico y diseñar un tratamiento será esencialmente cero, a menos que ordene pruebas de laboratorio o rayos X. Si una persona tiene acceso a una computadora o teléfono móvil, Dr. Watson estará disponible para ellos en cualquier parte del mundo.

¿Cómo funciona Watson? Primero, el médico humano le describe los síntomas y otros hallazgos en el historial y el examen físico. El robot puede identificar las piezas clave de información y extraer los datos del paciente para encontrar detalles relevantes sobre el historial familiar, los medicamentos actuales y otras afecciones existentes. Combina esta información con los hallazgos actuales de las pruebas, y luego elabora un diagnóstico y un tratamiento basados en fuentes de datos como directrices ya establecidaas por médicos humanos, datos de registros médicos electrónicos y notas de médicos y enfermeras, así como publicaciones científicas revisadas por pares. Watson puede proporcionar opciones de tratamiento y emitir un nivel de confianza o seguridad para cada una de sus recomendaciones.

Se supone que hasta un 5% de adultos de EE.UU. es diagnosticado erróneamente por sus médicos cada año. Esa es una de las razones por las que IBM ha estado entrenando al Dr. Watson para desempeñarse mejor que un médico humano. Watson ha “leído” docenas de libros de texto, todos de PubMed y Medline (dos bases de datos masivas de publicaciones médicas), y miles de expedientes de pacientes de los hospitales decáncer MD Anderson y Memorial Sloan Kettering. En conjunto, “Watson ha analizado 605,000 piezas de evidencia médica, dos millones de páginas de texto, 25,000 expedientes médicos, y 14,700 horas de médicos humanos ajustando su precisión”, informó la revista Forbes en 2013. Y se está volviendo “más inteligente” cada año.

No obstante, no siempre su camino ha sido de color de rosa. Pocos años después de comenzar, lo despidieron de su programa de adiestramiento en oncología en MD Anderson (pero inmediatamente lo aceptaron en otro prestigioso Centro, el Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, y acaba de graduarse). El despido fue motivado por un problema con una administradora. No, no por un lío de faldas. Watson es asexual, y por tanto, no es capaz de enamorarse ni de hostigar sexualmente a nadie, lo que es muy importante hoy día.

Luego de terminar su especialidad en Memorial Sloan Kettering, ya Watson se encuentra practicando la oncología, y su jefe dice que ya es significativamente mejor que los médicos humanos manejando cáncer de pulmón. Pero The Wall Street Journal informó a principios de este año que actualmente “solo un puñado de clientes está usando Watson en sus actividades diarias”, y está lejos de desempeñarse en el nivel que debería. Watson aún no puede aprovechar toda la información que ha absorbido, por lo que tiene mucho camino por recorrer.

“¡Si el Dr. Watson llega a ser tan bueno en hacer diagnósticos como lo hizo en el juego de televisión Jeopardy, lo quiero como mi médico!”, escribió su padre en 2011.

¡Pues yo personalmente no lo quisiera como mi médico! En realidad, Dr. Watson será una gran ayuda para los humanos a medida que la medicina se complica cada vez más, pero dudo mucho que sustituya a los médicos de carne y hueso. En MD Anderson su promedio al bate era un 90%. Fantástico para un jugador de béisbol, pero si vamos a poner toda nuestra confianza en el robot, 90% no es suficientemente bueno. Recordemos que 95% es el promedio de bateo de un buen médico. Watson podría servir como un buen bateador emergente en caso de que el médico primario no dé pie con bola, pero no funcionará como el gerente del equipo ni como el cuarto bate.

Hay situaciones donde las computadoras se usan rutinariamente en maniobras importantes y delicadas, pero no han logrado sustituir a los humanos. Tomemos el ejemplo de un avión comercial. El despegue y el aterrizaje se hacen con la ayuda de instrumentos, pero siempre con un piloto y copiloto controlando todo. Después de alcanzar cierta altura y cuando ya la trayectoria es recta, la torre de control aprueba el uso del piloto automático. Les pregunto a ustedes si se sentirían cómodos en confiar todo su viaje desde el despegue hasta el aterrizaje a una computadora sin supervisión humana. De la misma forma, ¿estarían ustedes dispuestos a poner su salud exclusivamente en manos de una computadora?

Las computadoras no desplazarána los especialistas en las ramas de medicina interna y mucho menos a los de la rama quirúrgica porque no están entrenadas en cirugía, ni obstetricia-ginecología, ni ortopedia o urología.

Detrás de todas estas preocupaciones, existe una ventaja para los médicos: cuando se equivoque Dr. Watson, ¿demandarán por impericia a su fabricante antes que a los médicos? Como diría Sherlock Holmes: “Elementary, my dear Watson.”

Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 16 de diciembre de 2018

Más cerca la cura del Alzheimer

El doctor Fernando Cabanillas expresa que, según un descubrimiento científico, las medicinas para tratar el Sida podrían usarse contra el Alzheimer

domingo, 9 de diciembre de 2018

Médicos fumigados

El médico Fernando Cabanillas señala que no hay datos médicos que confirmen que las mujeres deben usar productos de algodón orgánico en lugar de los tradicionales

💬Ver 0 comentarios