Jesús Manuel Ortiz

Tribuna Invitada

Por Jesús Manuel Ortiz
💬 0

El mensaje de Rosselló dejó a la gente en cero

El Mensaje de Presupuesto del gobernador Ricardo Rosselló fue otra muestra más de lo que hemos visto desde que asumió su cargo: falta de transparencia, insistencia en la propaganda y la obsesión con el tema de status.

El presupuesto es quizás el documento más importante que el gobernador presenta para evaluación de la Asamblea Legislativa. Si tomamos en consideración el momento crítico que vive el País, el de ayer pudo haber sido el mensaje de presupuesto más importante en nuestra historia reciente.

Lamentablemente, el gobernador desaprovechó esa oportunidad histórica y decidió convertirlo en un esfuerzo desesperado por darle vida a un plebiscito muerto. Ante el inminente fracaso de la consulta, el gobernador utilizó más de una tercera parte de su mensaje como cierre de campaña para intentar avivar a la base estadista. El País recibió cero información sobre cómo le afectará el presupuesto del gobierno.

Contrario a lo que requiere el momento histórico que vivimos, la Administración Rosselló no ha publicado un sólo dato financiero que sustente sus acciones y propuestas legislativas. No ha hecho públicos las bases en las que fundamenta su Plan Fiscal ni los modelos financieros utilizados para confeccionarlo, y han tratado de entorpecer los pleitos judiciales en los que se busca acceso a la información.

Peor aún, horas después de brindar el mensaje aún desconocemos los detalles del presupuesto. ¿Esperarán a después del plebiscito para revelar "los tesoros escondidos" del presupuesto? Incluso, se ha revelado en las últimas horas que “lo presentado” – no sabemos ya si se puede llamar presupuesto, no ha sido validado aún por la Junta de Control Fiscal. El País continúa recibiendo cero transparencia.

Nada dijo el gobernador sobre materias clave como los servicios municipales esenciales y la Universidad de Puerto Rico. El silencio fue ensordecedor. Los recortes que se han podido identificar con los limitados documentos que han salido a la luz pública le arrebatan $200 millones a la Universidad y $100 millones al Departamento de Educación.

Increíblemente, y con los alcaldes del PNP eufóricos y envueltos en un mar de aplausos, Rosselló celebró la eliminación de $175 millones en subsidios municipales, poniendo en peligro los servicios esenciales que ofrecen como las amas de llaves, pavimentación de caminos vecinales, servicios de salud y vivienda y otros servicios directos a aquellos ciudadanos más necesitados.

Peor aún, el gobernador, mostrando cero pudor, intentó vender como algo grandioso el quitarle del cheque por adelantado la retención a los asalariados a cambio de no radicar planillas. O sea, primero el Gobierno asegura los chavos de las contribuciones de la gente y luego les "evita" el trabajo de radicar una planilla. Igualmente increíble resultó escuchar cuando dijo que la única manera de garantizar los fondos de salud es votando por la estadidad -omitiendo que él mismo, en la confección de su Plan Fiscal eligió quitarle $6 mil millones a la salud en un plazo de 10 años. El País recibió cero honestidad.

En cuanto a los pensionados, nadie puede estar en desacuerdo con protegerlos hasta el final. Sin embargo, la “garantía” del gobernador a las pensiones dejó más preguntas que respuestas. Habló de garantizar el pago de pensiones desde el Fondo General, pero basado en supuestos que nadie sabe y que peor aún no están bajo su control pues será la jueza de quiebra es la que decidirá el futuro de miles de millones de dólares del pueblo de Puerto Rico. 

Si de verdad el gobernador está dispuesto a garantizar las pensiones debe comprometerse a luchar porque no se pague un centavo de la deuda hasta tener cubierta la obligación con nuestros pensionados.

En fin, el mensaje de Ricardo Rosselló dejó a la gente en cero. Cero salud, cero educación, cero certeza, cero honestidad, cero servicios esenciales y sobre todo, cero transparencia. 

Otras columnas de Jesús Manuel Ortiz

💬Ver 0 comentarios