Josué Montijo

Buscapié

Por Josué Montijo
💬 0

El Monstruo Abdullah

El Monstruo.

La Máquina.

La Bestia.

Así le nombraban, como si llamarse Abdullah The Butcher fuese insuficiente para invocar su abyecta, ruda y sanguinaria presencia.

Abdullah. El Carnicero. El de un lugar desconocido.

En voz de Hugo Savinovich, legendario comentarista de la lucha la libre boricua, ese nombre y los adjetivos que le hacían sombra cobraban otro gusto. Que arte. Nombres y adjetivos con resonancias diversas, truculentas. Nombre y adjetivos que significaban tanto. Agitación. Misterio. Salvajismo. Maldad. Traición. Lo otro.

Todo eso entraba a nuestros hogares vía televisión los sábados y domingos al mediodía. El programa de las mil emociones. El salmón guisado que hacía mami los sábados hallaba perfecto maridaje en la doble y hasta triple ración de sillazos, insultos, histeria y en esa imagen de Abdullah hincando hábilmente su tenedor en la frente de Carlitos Colón.

Hinca que hinca en la frente emblemática de nuestro acróbata. Esa frente que bien pudiera ser una pieza de fuente primaria con la que reconstruir un relato heroico y sangriento de la historia luchística. En la faena Abdullah era como un vampiro obtuso: su fascinación era clavar el tenedor y que la sangre manara a borbotones. Y el público deleitándose mientras su campeón universal era masacrado en cualquier cancha del país.

Por eso me gustaba Abdullah. Mi luchador favorito. Un malo buenísimo. Súper grotesco. Mirada desquiciada, obesidad de mal augurio coronario y su mudez. Abdullah era tan monstruo que nunca hablaba. Siempre hablaban por él.

En estos días, el canadiense Lawrence Steve Shreve —alias Abdullah The Butcher— anunció oficialmente su retiro de la lucha libre. Llegó al cuadrilátero en silla de ruedas. Tiene setenta y ocho años. Y esta vez habló para agradecer el respaldo de la fanaticada donde quiera que se presentó como el más bestial de los villanos.

Se retira un monstruo. Y habrá quien diga que monstruos como esos ya no hay.


Otras columnas de Josué Montijo

domingo, 2 de junio de 2019

Yo multo, tú multas

Josué Montijo argumenta sobre el poder ciudadano de impartir multas

sábado, 18 de mayo de 2019

Piscinas

El escritor Josué Montijo narra la percepción errada sobre la recuperación del país tras el huracán María, al mirar desde el aire la proliferación de "piscinas" en nuestros vecindarios

miércoles, 8 de mayo de 2019

El No de Cora

Josué Montijo apoya el rechazo de Alex Cora a la invitación de Donald Trump a celebrar la victoria de los Red Sox

martes, 16 de abril de 2019

La Catedral y Santurce

El escritor Josué Montijo ansía que, como en París con Notre Dame, el Estado se mueva a reparar el deterioro de Santurce

💬Ver 0 comentarios