Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

El monstruo de la AEE no es domesticable

Cuatro miembros de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) rechazaron el “Restructuring Support Agreement” (RSA) negociado por la administración Rosselló y encaminaron a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a un proceso de quiebra. En una columna publicada en el Wall Street Journal, estos cuatro miembros explicaron sus razones para rechazar el RSA y propusieron un proceso de privatización como el mejor camino para la corporación. La administración Rosselló debe abrazar la iniciativa de privatización y liderar el proceso.

El RSA negociado por la administración Rosselló es muy similar al negociado por la administración García Padilla en dos puntos medulares. Por un lado, se paga a los acreedores entre 85% (bonistas no-asegurados) y 100% (bonistas asegurados y líneas de crédito de combustible) de lo adeudado. La reducción en el principal de la deuda hubiera sido de unos $600 millones. Muy poco si se toma en cuenta que el capital (“equity”) según libros de la AEE se situaba en negativo $4,146 millones.

Por otro lado, en ambos RSA negociados por los gobiernos de Puerto Rico, los bonistas no corrían riesgo hacia el futuro. Si el consumo de electricidad de la AEE bajaba porque la economía de Puerto Rico se contraía o porque cambios tecnológicos resultaban en que más residentes y comercios se suplían su propia energía, comoquiera se tenía que pagar la deuda. El mecanismo era aumentar el costo por kilovatio, lo cual nos hubiera llevado a una espiral de electricidad más costosa, menos consumo por contracción económica y por fuentes alternas a la AEE, lo que forzaba un nuevo aumento en el costo por kilovatio. La JSF entendió que debe haber un tope de costo por kilovatio asignado al pago de los bonistas.

Los cambios tecnológicos son un asunto particularmente importante. La tecnología solía implicar que la AEE era un monopolio natural, donde era necesario que todos los residentes y comerciantes le compraran electricidad a la AEE. Los avances en tecnología fotovoltaica y eólica están cambiando esto. Si en diez años hay un avance importante en el costo de las baterías para almacenar energía eléctrica, estaríamos presenciando la agonía de la AEE y de todas las empresas similares según las conocemos hoy.

Ahora que comenzó el proceso de quiebra de la AEE, hay que aprovechar para privatizar la AEE. Los gobiernos de turno han probado ser incapaces de domesticar al monstruo de la AEE. La administración Fortuño canceló el proyecto del Gasoducto del Sur que hubiera permitido que la AEE hiciera la transición de gran parte de su generación a gas natural. La administración García Padilla puso resistencia al proyecto de su propio partido de imponerle a la AEE una comisión reglamentadora con mucho poder. La administración Rosselló le quitó poderes a la Comisión Reglamentadora de Energía y modificó la Junta de Directores de la AEE para hacerla más afín al gobierno. No, el monstruo de la AEE no es domesticable, hay que matarlo.

A principios de la década del noventa, otro ente estatal se enfrentaba a cambios tecnológicos. Al igual que ahora, todavía eran los primeros años del cambio. Sin embargo, los celulares comenzaban a proyectarse como una competencia seria de la telefonía de línea. El gobernador Pedro Rosselló tomó la decisión, valiente y controversial, de privatizar la Puerto Rico Telephone Company. Confiemos en que su hijo, el gobernador Ricardo Rosselló, tenga el valor para privatizar a la AEE.

Otras columnas de Vicente Feliciano

sábado, 8 de septiembre de 2018

Cómo estabilizar a Venezuela

El economista Vicente Feliciano analiza la crisis económica en Venezuela y plantea que una salida del actual president no sería suficiente para enderezar ese país suramericano.

viernes, 3 de agosto de 2018

Tiranía en los condominios

El economista Vicente Feliciano declara que no es razonable que una mayoría simple altere asuntos de los condominios que pueden tener carácter permanente

💬Ver 0 comentarios