Noel Algarín Martínez
💬 0

El mundo actual en el espejo de México 68

Para que existiera un Colin Kaepernick, rodilla en el suelo en protesta por el abuso contra los negros en Estados Unidos, 50 años antes tuvo que existir un Tommie Smith y un John Carlos, puño en alto sobre un podio olímpico en señal de denuncia por la misma causa.

La historia suele ser circular y muchas veces hay personas que luchan en el presente por las mismas causas que décadas antes otros defendieron de forma valiente.

El próximo 12 de octubre se cumplen 50 años de la inauguración de los Juegos Olímpicos de México 1968, un evento relevante tanto por su impacto deportivo y social.

El mundo era una caldera para entonces. En Estados Unidos, habían asesinado a Martin Luther, mientras se libraba la batalla en favor de los derechos civiles. En París, la juventud y los trabajadores ensayaban a cambiar el mundo, no desde el poder y las armas, sino desde las ideas y la libertad. Los tanques rusos marchitaban la Primavera de Praga. El mundo comenzaba a entender los efectos de la explotación colonial de África, sobre todo la hambruna que se vivía en parte del continente.

Es en ese contexto de inestabilidad y cambio social en que llegan los Juegos Olímpicos a México, primera vez que un país de Latinoamérica serviría de sede al evento. En suelo mexicano también se gestaba todo un movimiento de lucha que el gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) quería controlar para ‘no afectar’ la imagen del país.

Días antes de encenderse el fuego olímpico en la capital mexicana, lo que ardió fue el céntrico barrio de Tlatelolco. Allí un grupo de estudiantes se congregó como parte de las jornadas de protesta contra la represión y abuso de las fuerzas de seguridad del estado. Los presentes fueron acorralados por soldados que comenzaron a disparar indiscriminadamente. Nunca se supo con exactitud cuántas personas murieron, pero se estiman en más de 300, la enorme mayoría estudiantes. Hoy se conoce a ese fatídico evento como la Masacre de Tlatelolco.

Pese a la tragedia, las Olimpiadas se celebraron y dejaron una estela de récords al igual que actuaciones memorables. Fue el caso de la gimnasta Vera Caslavska, quien ganó cuatro medallas de oro y dos de plata ante rivales rusas, apenas meses después de la invasión soviética a su natal Checoslovaquia.

Cincuenta años después de México 68, el mundo sigue siendo una caldera. Muchas de las injusticias y problemas contra los que se luchaba entonces, se siguen combatiendo hoy. Sería fácil pensar que no hemos aprendido nada. Pero al igual que en el 68, muchos seguimos soñando con que otro mundo es posible. Para comenzar a lograrlo, ayudaría no ignorar las lecciones del pasado. Sólo así romperemos con los círculos viciosos de la historia y podremos comenzar a caminar hacia un verdadero cambio.

Otras columnas de Noel Algarín Martínez

domingo, 7 de octubre de 2018

El mundo actual en el espejo de México 68

A 50 años de las Olimpiadas de México, es propicio repasar el contexto histórico en que se dieron los Juegos y trazar paralelismos con el presente.

sábado, 6 de octubre de 2018

Una vida nueva después de María

El periodista Noel Algarín Martínez comparte una emotiva vivencia familiar justo tras el paso del huracán María

domingo, 30 de septiembre de 2018

A 11 triunfos de la gloria

Alex Cora ya logró una de las campañas regulares más exitosas en la historia de las Grandes Ligas, ahora le toca replicar la fórmula en los playoffs.

💬Ver 0 comentarios