Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

El mundo sabe que ganó el boicot

Comencemos por un análisis de los números antes de pasar ningún juicio. Al momento de escribir, el número de participantes en este plebiscito alcanzaba 518,199; con 99.5% de colegios reportados. El número de electores inscritos el día del evento electoral fue 2,260,804. La tasa de participación fue 23%. La tasa de abstención fue 77%.

Dicho de otro modo, aproximadamente uno de cada cuatro puertorriqueños votó y tres de cada cuatro no. La estadidad obtuvo 502,616 votos, 97.2% de los votos emitidos. La libre asociación/ independencia obtuvo 7,779 votos; 1.5% de los votos emitidos. El status territorial obtuvo 6,821 votos; 1.3% de los votos emitidos. Primera inferencia, la estadidad ganó por abrumadora mayoría pero la tasa de abstención superó las tres cuartas partes del electorado.

Los 518,199 votos que obtuvo la estadidad representan 315,992 votos menos que los obtenidos por esta fórmula en 2012; 209,958 menos que en el plebiscito de 1998; y 142,311 votos menos que los que obtuvo el gobernador Ricardo Rosselló en las elecciones de 2016.

Dicho de otro modo, aunque la estadidad obtuvo el 97.2% de todos los votos emitidos, también obtuvo 38% menos votos que en 2012; 29% menos que en 1998; y 22% menos que los votos que obtuvo Ricardo Rosselló en 2016. Segunda inferencia, la estadidad redujo el número de votos obtenidos por más de una cuarta parte comparado con cualquiera de los últimos dos plebiscitos (2012 y 1998) y por más de una quinta parte del voto de las elecciones de 2016.

Estos serían algunos de los elementos del análisis estadístico y las “inferencias lógicas” que harán los ayudantes congresionales para reportar a sus congresistas lo que pasó en el plebiscito. Como buenos boricuas porfiados, los portavoces del Partido Nuevo Progresista argumentarán que los que no votaron no cuentan. Eso ya lo hicieron con los resultados del plebiscito de 2012. El único problema es que tres partidos políticos declararon un boicot al plebiscito, por lo cual la abstención no puede despacharse como mera cuestión de apatía o indiferencia.

La realidad simple y sencilla es que, como se anticipó, la participación fue baja, casi igual a la del plebiscito sobre la unicameralidad de 2005 que fue 22.6%. Asimismo, la reducción del número absoluto de votos para la estadidad es monumental. Insistir en que los resultados expresan la voluntad mayoritaria del pueblo de Puerto Rico será contraproducente.

Es hora de que los líderes del PNP razonen y se comporten como los estadounidenses que aspiran a ser y acepten la cruda realidad de los números. La demagogia y la jaibería boricua serán contraproducente en el Congreso Republicano actual. De hecho, el titular que recorre las redes difundido por BBC Mundo y El País lee: “Los puertorriqueños votan por la anexión a EEUU en una consulta no vinculante lastrada por la abstención”. Les guste o no, el mundo se ha enterado de que ganó el boicot. 

Otras columnas de Emilio Pantojas García

sábado, 30 de junio de 2018

Asolados y desolados

El profesor Emilio Pantojas expone que los más vulnerables son realmente ciudadanos desamparados, abandonados a su suerte por el gobierno y los “contratistas” del gobierno.

💬Ver 0 comentarios