Luca Olmi

Tribuna Invitada

Por Luca Olmi
💬 0

El Observatorio de Arecibo no está obsoleto

(Los autores de este artículo son los doctores Daniel Altschuler, Mayra Lebrón, Carmen Pantoja y Luca Olmi, todos catedráticos de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras).

Nuevamente está en la palestra pública el futuro del Observatorio de Arecibo. Como astrofísicos deseamos aclarar algunos asuntos.

El Observatorio de Arecibo sigue siendo único en muchas áreas de investigación (radioastronomía, física atmosférica y radar planetario). Es el mejor instrumento del mundo para la caracterización y determinación de las órbitas de los objetos astronómicos que se acercan a la Tierra o son potencialmente peligrosos a la humanidad. Nada más por esto cerrar el Observatorio podría tener consecuencias dramáticas.

Fue designado por el Institute of Electrical and Electronics Engineers como un hito importante de la ingeniería eléctrica (2001). La American Society of Mechanical Engineers lo declaró monumento de la ingeniería mecánica (2001). Es parte del National Register of Historic Places del U.S. Department of the Interior National Park Service (2008). Cerrarlo o decomisarlo tiene implicaciones que van más allá de su uso científico (Sección 106 del National Historic Preservation Act).

No es cierto que el telescopio de Arecibo esté obsoleto por que haya un radio telescopio nuevo y de mayor tamaño en China. Sería como argumentar que por el hecho de construirse un telescopio óptico de gran tamaño, los más pequeños deben cerrarse.

La Fundación Nacional de las Ciencias (NSF) insiste, por razones de presupuesto, en disminuir o cerrar las actividades del Observatorio. Cerrarlo tendría consecuencias adversas en la ya maltrecha economía de Puerto Rico (128 empleos directos).

La opción preferida de NSF es hallar una colaboración de instituciones interesadas que busquen fuera de NSF los fondos recurrentes de operación ($12M/Año). Otra opción es dedicarlo enteramente a la Educación. Esto se trata de conseguir que otros paguen y al mismo tiempo dejar de operar el telescopio. Mantener las estructuras del Observatorio sin un telescopio y utilizarlo solamente para Educación nos parece una muy mala idea. También es necesario tener un presupuesto de reserva que garantice la decomisión del mismo, estimado en $88 millones (2012).

El pueblo de Puerto Rico debe tener recelo que cualquier agencia del gobierno (por ejemplo la Universidad de Puerto Rico) se haga cargo de su operación y financiamiento porque le costaría mucho. El Observatorio ha servido de inspiración y sitio de entrenamiento donde dieron sus primeros pasos muchos jóvenes puertorriqueños. Algunos siguieron carreras en astronomía y obtuvieron doctorados en prestigiosas universidades. Cerrarlo o disminuir sus operaciones científicas sería una gran pérdida.

Otras columnas de Luca Olmi

💬Ver 0 comentarios