Jesús Manuel Ortiz

Tribuna Invitada

Por Jesús Manuel Ortiz
💬 0

El origen del apagón más longevo del planeta

Al momento de escribir estas líneas, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) informa que la generación de energía eléctrica ronda el 50%. Si es cierto que se genera toda esa energía, ¿por qué una gran mayoría de los ciudadanos sigue sin luz? Estamos viviendo la interrupción de servicio de energía eléctrica más larga en los Estados Unidos y a una semana de romper el récord Guinness del apagón más longevo en tiempos de paz en la historia del mundo moderno. ¿Por qué ha tardado tanto restablecer el servicio? ¿Cómo llegamos aquí?

Es importante dejar claro antes de entrar en el análisis, que si bien el problema energético de Puerto Rico que hoy sufrimos es el cúmulo del abandono y políticas erradas de décadas, no es menos cierto que el manejo de la emergencia por parte del gobernador y su gobierno ha sido ineficiente y en gran parte causante del atraso de la recuperación.

Ahora bien, antes del huracán María, nuestro sistema eléctrico ya se encontraba deteriorado, siendo uno de los principales problemas la tecnología anticuada de generación. La mayor parte de la energía que produce la AEE se genera en cuatro centrales principales: Costa Sur, Aguirre, San Juan y Palo Seco. La mayoría de estas plantas fueron construidas hace más de 50 años y no están al día con los nuevos avances de la industria lo que redunda en generación cara e ineficiente. Sin duda, es una carga onerosa para los negocios, la industria y los hogares.

A las generatrices arcaicas se le suma la debilidad del sistema de transmisión y distribución. Aún antes de María la red eléctrica tampoco era confiable: la luz se nos iba con frecuencia. Datos de la AEE muestran cómo el servicio que ofrece se ha deteriorado, proliferando los apagones. Según datos del informe operacional que publica mensualmente la AEE, de mayo 2013 a 2017, el tiempo promedio que pasaba un cliente sin electricidad al mes pasó de ocho minutos a noventa minutos, mientras la cantidad de apagones aumentó en 753% durante ese mismo periodo y finalmente, la cantidad de clientes afectados por cada evento de interrupción se quintuplicó. Por esa razón, a casi todos se nos iba la luz una o dos veces al mes. Sin duda, la reducción de clientes, la insolvencia, deuda de $9,000 millones, y la falta de personal y mantenimiento han acelerado la debacle.

Finalmente, no hemos logrado alcanzar las metas de diversificación de energía a un paso aceptable.

Según la Comisión de Energía, en el 2016 generamos el 62% de nuestra energía con petróleo, 18.5% gas natural y 17% con carbón.  Menos del 3% se genera de fuentes de energía renovable, mientras que en los Estados Unidos la producción con ese tipo de fuente llega al 15%. Para una Isla tropical expuesta a vientos predecibles, potente luz solar y abundantes acuíferos, esa cifra es inaceptable. El lado positivo es que estamos en el momento perfecto para reconstruir el sistema eléctrico puertorriqueño para que vaya a tono con los nuevos tiempos. Ahora, producir energía solar es mucho más barato que hace unos años. La ciencia ha avanzado, y se ha logrado incrementar la eficiencia de los paneles solares, logrando mayor producción de energía a menor costo. Según un estudio llevado a cabo por la reconocida firma Lazard, se estima que el costo de producir un Megavatio-hora por vía solar se ha reducido en 86% en los últimos 8 años. Por otro lado, un estudio reciente de Goldman Sachs reseñó que en los próximos 10 años se espera que los costos se reduzcan en 40% adicional.

En esa dirección, debemos considerar legislación para crear programas que faciliten la adaptación de sistemas de placas solares para los hogares y las comunidades. Igualmente, hay espacio para fortalecer legislación existente de medición neta, trasbordo de energía (Wheeling) y microredes para las industrias y comunidades aisladas.

Nos encontramos en un momento complicado y hay muchas partes interesadas en la toma de decisiones sobre lo que sucederá en el ambiente energético. Pero en algo todos estamos de acuerdo y es en que el problema energético de Puerto Rico es el principal escollo para la recuperación y finalmente crecimiento económico y uno de los principales propulsores de la aceleración de nuestra masiva emigración. Por ello debemos remar en la misma dirección.

El objetivo final debe ser bajar el costo de la luz, mejorar la confiabilidad en el sistema y proteger el ambiente utilizando energía limpia. La única forma de hacerlo es reconstruir el aparato energético completo, aumentar la generación de energía con fuentes alternas y modernizar la red eléctrica para que se beneficie de estas nuevas tecnologías.

Otras columnas de Jesús Manuel Ortiz

lunes, 30 de octubre de 2017

El gobierno falló

El representante Jesús Manuel Ortiz detalla las fallas que atribuye a la administración Rosselló Nevares

miércoles, 11 de octubre de 2017

Gobernador, nomine a un nuevo secretario de Salud

El representante Jesús Manuel Ortiz expresa que el Departamento de Salud se mantiene silencioso y sin sentido de urgencia ante la emergencia salubrista causada por el huracán María en Puerto Rico

martes, 26 de septiembre de 2017

Vivir con lo básico

El legislador Jesús Manuel Ortiz analiza la respuesta gubernamental a seis días del impacto del huracán María

martes, 29 de agosto de 2017

El próximo golpe de Rosselló

El representante Jesús Manuel Ortiz expresa que el gobernador y la Junta de Supervisión Fiscal trabajan implementando el plan fiscal, concebido por el primero y aprobado por la segunda

💬Ver 0 comentarios