Ramón Cruz

Tribuna Invitada

Por Ramón Cruz
💬 0

El partido de la reforma energética

M ucho se habla de la Reforma Energética que creó la Ley 57 de 2014: que si bajará la luz, que si privatizará la AEE, que si tiene alguna importancia tras la llegada de la señora Donahue, que si la Comisión de Energía será mas de lo mismo. No es para menos. Siempre ha sido así en las jurisdicciones donde se crearon entidades reguladoras independientes. Y es que la Reforma Energética abrió un espacio importante y sin precedente en Puerto Rico.

A menudo lo comparo con un partido de fútbol. Los jugadores son la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), compañías generadoras de electricidad, consumidores, uniones laborales, empleados que ayudan a la transmisión y distribución de la electricidad, productores de energía renovable, compañías vendedoras de combustible y todos aquéllos que tengan alguna participación en el partido de llevar electricidad al país.

Este partido no es nuevo, pero durante 75 años transcurría detrás del telón de la AEE. El momento histórico en que se crea (Segunda Guerra Mundial) y la urgencia del mandato de electrificar al país, le permitieron facultades para hacer un partido en el que el árbitro (la Junta de Gobierno) también jugaba y pateaba la bola.

Por mucho tiempo este partido funcionaba y le debemos muchos grandes logros del Estado Libre Asociado. Pero décadas después, los paradigmas cambiaron y es necesario repensar el sistema para servir mejor al país, haciendo un partido mejor estructurado y en el que entren más jugadores.

Es con este propósito que la Ley 57 crea la Comisión de Energía. Esta comisión se debe pensar como el equipo de árbitros que crean las reglas del deporte y las imparten durante el partido. Es importante tener en cuenta qué es y qué no es la comisión, pues no es un agencia gubernamental común. La comisión no implementa un programa de gobierno o política pública; tampoco administra, pues inclusive su propia operación administrativa recae en un organismo paralelo compartido con otras entidades gubernamentales.

La comisión es una entidad diferente que nunca pateará la bola en el partido. Sin embargo, estará a cargo de arbitrar para que el partido pueda fluir por lo que repartirá tarjetas amarillas o rojas e incluso descalificará a algún jugador de ser necesario. Lo más importante es que el partido sea limpio, justo y transparente. Todos salimos más satisfechos cuando el partido contiene mucha acción y destreza, pero sin peleas o jugadores que hagan trampa o tomen esteroides para sobresalir.

Este partido se jugará exitosamente sólo si la electricidad es generada de la forma más eficiente posible y si despunta en un alivio al bolsillo del consumidor, como lo dicta la Ley 57.

Para cumplir con esta meta, además de la experiencia, trayectoria y el conocimiento de los comisionados, será necesario contar con varias cosas. Confianza, en el nuevo proceso que comienza, siempre que se demuestre que las decisiones tomadas sean bien fundamentadas y justificadas. Rigurosidad, con los más altos estándares tanto técnicos como éticos. Paciencia, pues la situación actual tomó décadas en llegar y no podrá quitarse de la noche a la mañana, aun con una reestructuración que seguramente envolverá tragos amargos para algunos. Equidad, pues el alivio tiene que llegar a todos y tenemos que estar conscientes de que el beneficio de unos pocos no puede estar por encima del beneficio colectivo. Creatividad, pues es importante mantener una mente abierta a modelos y soluciones que no envuelvan absolutos. Por ejemplo, un monopolio, público o privado, no puede ser la solución, pero sí un menú de opciones que optimice las posibilidades de llegar a las dos metas de eficiencia y alivio económico.

El partido ya comenzó y no hay vuelta atrás. No nos queda otra, como país, que asegurarnos de que todos los jugadores antes mencionados y los nuevos que entren al juego contribuyan para hacerlo lo mas exitoso posible y que lleve a su fanaticada, es decir, al pueblo, a la victoria.

Otras columnas de Ramón Cruz

jueves, 20 de septiembre de 2018

A caminar por un futuro limpio en Puerto Rico

El ambientalista Ramón Cruz declara que Puerto Rico carece de un plan de acción para mitigar sus emisiones y de adaptación ante el cambio climático

💬Ver 0 comentarios