Eudaldo Báez Galib

Tribuna invitada

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

El “pay for play” llegó para quedarse

La fundación del Partido Popular Democrático fue una reacción, no solo al complejísimo estado de nuestra economía, la deteriorada salud de gran parte de nuestra gente y el abandono de los más básicos principios sociales, si no al alto grado de corrupción en las estructuras gubernamentales y particularmente en los procesos electorales. Varias consignas reflejaban la nueva filosofía,  “Jalda arriba”, “Los colmillús”, “Derritiendo cadenas”, y la más significativa y de mayor impacto social, “Vergüenza contra dinero”. Esta última, de entre todas, perduró por décadas como símbolo de diferenciación en la política puertorriqueña. El incidente de la senadora Mari Tere González y su renuncia a la candidatura fuerza unas preguntas, inescapables. ¿Qué ha ocurrido y qué ocurre, en el PPD?

 Aparte del ajoro inmediato para sustituirla en la papeleta, función de la Junta de Gobierno según dispuesto por la Ley Electoral, y las consiguientes luchas internas que deben estar ya ocurriendo entre aspirantes y sus padrinos y madrinas, no dudo que entre el liderato responsable hay un proceso de introspección. Pues en el PPD ocurrió, desde hace mucho,  una transmutación: ¿Dinero contra vergüenza? Deben también haber escuchado la voz ultra-tumba de Muñoz, desde Barranquitas, recordándoles su predicción de que “lo único que podría derrotar al PPD sería el Partido Popular mismo. No quisiera que el afecto que me tienen los populares llegara al extremo de hacerme quedar bien en esa profecía.”

El evento González, unido al de Perrelló y a miembros de la administración actual, indiscutiblemente afecta la presencia electoral de ese partido, desanima a la base de miembros que sienten honestamente que la corrupción no tienes espacio en la colectividad y asusta a los que habrán de ser candidatos en la próxima elección. De los últimos, a algunos por bochorno ajeno, pero a otros por el mero formulismo electoral.

Sin embargo, estos eventos, aunque reflejan síntomas, no destapan la dura realidad de nuestra política, en todas sus acepciones desde lo electoral a lo gubernamental. Es que es cáncer  en metástasis. Tanto dentro del PPP como del PNP, en sus periodos de gobernanza, a nivel municipal e insular, la corrupción avanzó. Pero con un síntoma espeluznante. Que tomar dinero ilegal no es reprochable porque muchos lo hacen, porque sin eso no hay triunfo electoral y, peor, se transforma lo inmoral a amoral, concluyéndose que no es corrupción. Es pragmatismo.

El Presidente del PPD ha dado indicios de que habrá de sanear la estructura política. Sé que no va a poder. Ese “pragmatismo” está arraigado y ya hay “inversiones” corriendo imparables. Sí puede sentar unas bases para manejar los extremos por el momento. Pero a la política puertorriqueña el “pay for play” llegó para quedarse porque tiene el apoyo de la política estadounidense, los principios legales de allá y la oferta permanente por los grandes capitales que doblegan cualquier rodillas débil.

Sólo falta esperar a ver si el PPD hace realidad aquella profecía de su fundador.        

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

jueves, 13 de septiembre de 2018

Reeducarnos para gobernar o esperar un milagro

El exsenador Eudaldo Baez Galib plantea que urge dejar el llanto ante la crisis, y proceder a reeducarnos en gobernar, con el espíritu de “Manos a la Obra”, en lo que surge un nuevo líder o un milagro

viernes, 17 de agosto de 2018

¿Dónde está el verdadero PPD?

El exsenador Eudaldo Baez Galib advierte el gran desafío del PPD ante la polémica que se atenderá el lunes en la Junta de Gobierno de esa colectividad

jueves, 12 de julio de 2018

Necesitamos un puertorriqueño nuevo

El exsenador Eudaldo Báez Galib expresa que hace falta una transformación individual hacia un puertorriqueño nuevo

💬Ver 0 comentarios