Carlos Rosa Rosa

Periodista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

El pecado de ser DH en las Grandes Ligas

Frank Thomas tronó en su cuenta de Twitter: “¿Por qué no dejar a los jugadores obtener lo que ellos merecen en el béisbol? El que J.D. Martínez no esté entre los finalistas para el MVP de la liga, es una desgracia para el juego”.

Sin duda, la exclusión del bateador designado de los Medias Rojas de Boston entre los tres finalistas para cargar con el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana fue el tema caliente en el béisbol de las Grandes Ligas en los pasados días.

La Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos reveló el listado de los candidatos para obtener el máximo galardón de la liga y el nombre de Martínez no figura en la misma. Sí aparecen los nombres del jardinero de los Medias Rojas, Mookie Betts; del jardinero de los Angelinos de Los Ángeles, Mike Trout; y del antesalista de los Indios de Cleveland, José Ramírez.

Las reacciones no se hicieron esperar entre varias figuras del béisbol. Uno de ellos fue Thomas, un exinicialista y exbateador designado de los Medias Blancas de Chicago, elegido al Salón de la Fama en el 2014. Ciertamente, Martínez merecía ser considerado para el premio. En la Americana fue el líder en remolcadas con 130; segundo en jonrones con 45; segundo en promedio de bateo con .330; tercero en OPS con 1,301; tercero en porcentaje en base con .402; y segundo en slugging con .629.

¿Qué más pueden pedir?

Y tuvo un impacto en el equipo más ganador de la fase regular con 108 victorias. ¿Cuál fue el único pecado de Martínez?: jugar solo 57 partidos en los jardines y fungir mayormente como bateador designado. Los escritores le dan mayor consideración a una herramienta que mide el desempeño de los jugadores conocida como WAR (Victorias por Encima del Reemplazo) y penalizaron a Martínez por su limitada aportación defensiva. Betts fue el líder de WAR en la Americana con 10.9, seguido de Trout con 10.5. Ramírez terminó cuarto con 7.9 y Martínez séptimo con 6.4.

No pueden penalizar a Martínez por el simple hecho de ocupar una posición establecida y aprobada por Major League Baseball (MLB) que solo requiere de sus destrezas con el bate. Martínez es elegible al premio como cualquier otro jugador de posición. Esta es una de las múltiples injusticias hacia los bateadores designados, sino pregúntele al boricua Edgar Martínez.

Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

sábado, 15 de diciembre de 2018

Oremos

Trivia: ¿Desde el 1990, en cuántas ocasiones la liga del Baloncesto Superior Nacional (BSN) ha presentado los mismos equipos participantes en temporadas seguidas? Respuesta: Tan solo dos veces (1990-91; 2002-03).

domingo, 2 de diciembre de 2018

El BSN está muy cerca de tocar fondo

Y no puedo olvidar al coapoderado-jugador que le reclama dinero a su propia franquicia en la búsqueda de su libertad. Ciertamente, el caso del veterano Carlos Arroyo debe ser el primero en la historia del BSN. Al día de hoy aún no entiendo cuál es la función de Arroyo como coapoderado en Fajardo. Ni los mismos apoderados de la liga están claros con este asunto, según algunos han comentado. Se supone que el coapoderado busque soluciones a los problemas económicos del equipo. ¿O me equivoco?

sábado, 24 de noviembre de 2018

Hijo de una boricua con etiqueta de la NBA

Y como parte de la búsqueda encontré algo que me llamó la atención. El portal NBAdraft.net, por ejemplo, proyecta como selección de segunda ronda al jugador de ascendencia puertorriqueña, Tremont Waters. El base, de 5’10” de estatura, atraviesa su segunda temporada con los Tigers de la Universidad de Louisiana State (LSU) en el baloncesto colegial (NCAA). En su primer año con los Tigers, Waters tuvo un brillante desempeño al registrar 15.9 puntos con 6.0 asistencias y 3.4 rebotes en 33 minutos por juego. Totalizó 198 asistencias, superando la marca anterior para un jugador de primer año en la historia de la escuela en manos del estelar jugador de los Sixers de Filadelfia, Ben Simmons.

💬Ver 0 comentarios