José A. Hernández Mayoral

Punto de vista

Por José A. Hernández Mayoral
💬 0

El peligro del plebiscito

No se le ha prestado mucha atención al proyecto de ley para otro plebiscito en parte porque todos estamos hastiados de esos engaños. Si lo celebraran un día cualquiera, irían menos que al último, al que fueron tan demasiados pocos que nadie tomó sus resultados en serio. El proyecto pretende ocultar ese marcado desinterés juntando el plebiscito con las elecciones generales para coger el tráfico mayor que genera ese otro evento. Ante esa realidad, de llegar a celebrarse el plebiscito según anunciado, la única alternativa de los estadolibristas sería depositar la papeleta en blanco.

Aunque lo pintan como un plebiscito “Estadidad Sí o No”, en realidad es de “Estadidad o Independencia”, pues el voto por el “No” se define en el proyecto de ley como un “reclamo [para] que el gobierno federal reconozca inmediatamente la soberanía de Puerto Rico separada de Estados Unidos de América con un Tratado de Independencia en Libre Asociación o con la Independencia Total”.

De ganar el “No” el proyecto provee para que se inicie un proceso de transición para el reconocimiento de la independencia de Puerto Rico en cualquiera de sus modalidades.

Los estadolibristas no pueden votar esa opción simple y sencillamente porque no creen en la independencia, ni “total” ni en “tratado de independencia en libre asociación” como ponen ahí.

Tampoco pueden votar por el “Sí” por miedo a la independencia pues la estadidad es tirarse por un precipicio. La mitad de la economía de Puerto Rico la genera la manufactura, que se ha instalado aquí únicamente por la autonomía fiscal del Estado Libre Asociado. Solo los fanatizados ideológicamente ponen en riesgo el principal motor de su economía. Además, la mitad de los ingresos del gobierno se perderían bajo la estadidad con el ajuste obligado a nuestras tasas contributivas para acomodar los impuestos federales. ¿Cómo voy a votar por algo que seguramente me requeriría despedir maestros y policías, y reducir pensiones?Al quedar excluidos de la papeleta, a los estadolibristas solo les queda echarla en blanco.

Algunos dentro del Partido Popular Democrático seguramente argumentarán que debe votarse por el “No” estratégicamente por ser la manera clara de derrotar la estadidad. Dirán que aunque la ley le ponga un significado al “No”, el partido puede pedir que se vote “No” con otra intención. Hay que rechazarlo de plano.

La única manera en que el “No” puede derrotar la estadidad es si gana, ¿verdad? De eso ocurrir, los independentistas tendrían un derecho en ley a reclamar que se inicie un proceso hacia alguna de las modalidades de la independencia. Y entonces, ¿qué harán los líderes estadolibristas? ¿Ir al tribunal a pedir que se ignore la letra de la ley alegando que sus electores votaron “No” con la intención única de derrotar la estadidad y no para favorecer la independencia? Sería imposible de probar. Los tribunales juzganla intención del elector a base de la única prueba objetiva que tienen ante sí: el lugar donde marcaron la papeleta.

Hay otro problema más serio. El argumento por el “No” vendrá, como verán, de los que dentro del PPD creen en la libre asociación. Viniendo de ahí levantará el ataque de independencia por la cocina que ahuyentará suficientes electores como para que no solo gane el “Sí” sobre el “No”, sino también el PNP sobre el PPD.

El Tribunal Supremo ha dicho que un voto en blanco significa un rechazo a las opciones presentadas al elector. Esa es precisamente la posición del estadolibrista: rechaza las opciones de estadidad y de independencia. Qué más da si bajo las reglas certifican la estadidad como ganadora, mucho voto en blanco lo deslegitima.

Otras columnas de José A. Hernández Mayoral

jueves, 5 de diciembre de 2019

Wanda Vázquez, ¿la Wonder Woman de la estadidad?

En sus aspiraciones a ganar la gobernación en las próximas elecciones, hay dos problemas que Wanda Vázquez podría no estar visualizando, plantea José A. Hernández Mayoral

💬Ver 0 comentarios