Edwin Ríos

Punto de vista

Por Edwin Ríos
💬 0

El plan de distribución de los $1,200

La ley federal conocida como el Cares Act provee un paquete de estímulo económico para luchar contra el impacto del COVID-19. Entre otros beneficios, establece un pago de $1,200 a todo individuo o residente que posea número de Seguro Social y $500 por cada dependiente cualificado que no haya cumplido 17 años durante el año contributivo. 

Para cualificar el ingreso bruto ajustado tiene que ser menor a una cantidad determinada a base de su estado personal y la cantidad de dependientes cualificados. Para personas de ingresos más altos, el monto del pago se reduce por 5 centavos por cada dólar que su ingreso bruto ajustado exceda $75,000 en el caso de un contribuyente individual; $112,500 en el caso de un contribuyente individual que reclame al menos un dependiente en la planilla y $150,000 en el caso de parejas casadas que rinden planilla conjunta. 

La población de contribuyentes en Puerto Rico sobre estos umbrales de ingresos representa menos del 5%. Por lo tanto, más del 95% de los contribuyentes cualifica para recibir los beneficios completos. Se estima que los beneficios del Pago del Impacto Económico ronden los $3,000 millones. En términos macroeconómicos, esta cantidad equivale en promedio al 52% del gasto de consumo personal total de un mes. 

En conformidad con la ley federal, el gobierno de Puerto Rico presentó un plan de distribución. A diferencia del plan federal del 2008, que concedió $1,282 millones, este no ha sido divulgado públicamente. Durante el periodo de negociación Hacienda expresó que propuso que el Seguro Social hiciera la distribución a los beneficiarios. En cambio, el Tesoro federal proponía que fuera Hacienda. Prevaleció el Tesoro federal. Sin embargo, la comisionada residente anunció que estará haciendo gestiones para que el Seguro Social sea el que distribuya lo beneficios. 

Mientras tanto, el secretario de Hacienda anunció que la distribución de los pagos se hará en tres fases. La primera fase será para los contribuyentes que rindieron las planillas del año contributivo 2019. Como cuestión de hecho, Hacienda extendió la fecha límite de radicación para el 15 de julio de 2020.  La segunda fase será a mediados de mayo para los contribuyentes que rindieron la planilla de 2018. La última y tercera fase será para las personas que no están obligadas a radicar planillas. Según Hacienda, el detalle del proceso y la fecha no están disponibles. En este grupo están los beneficiarios del Programa Asistencia Nutricional (PAN), retirados, pensionados y los beneficiarios del Seguro Social. 

La población total de Puerto Rico en el 2019 fue 3.2 millones de personas. Alrededor de 1.8 millones de personas están en los datos de las planillas de contribuciones sobre ingresos. Sin embargo, cerca de la mitad, el 44%, está fuera del sistema de Hacienda. Estas son las personas con los ingresos más bajos y que viven bajo niveles de pobreza. Sonlas más necesitadas y serán las últimas en recibir los beneficios. Además, deberán tener cuentas bancarias y hacer uso de la tecnología para obtener los beneficios. Aproximadamente 1.3 millones de personas son beneficiarios del PAN, y en promedio las familias reciben unos $311 mensuales. Los beneficiarios del Seguro Social rondan las 800 mil personas. 

La infraestructura tecnológica es fundamental para ayudar a los ciudadanos a recibir estos fondos y servicios públicos. El sistema de Hacienda SURI, que comenzó su implantación en el 2016 y que se culminó días antes de la pandemia, luego de una inversión pública de unos $40 millones, muestra ser efectivo y eficiente, en contraste con otros sistemas del gobierno como son los departamentos del Trabajo y Salud. 

Otras columnas de Edwin Ríos

💬Ver 0 comentarios