Aníbal Acevedo Vilá

Tribuna Invitada

Por Aníbal Acevedo Vilá
💬 0

El Plan Fiscal y el jardín hundido

El Gobernador Ricardo Rosselló necesitaba una victoria política a corto plazo. A las malas noticias constantes había que darle una vuelta con una demostración de liderato. Además, tenía que tratar de lograr posponer todas las decisiones negativas para después del plebiscito del 11 de junio. La Junta le dio esa victoria. El “pitcher” le juró al “catcher” que finalmente tiraría un strike y el “catcher” le dijo “ok, pero solo tienes un bateador más para demostrármelo”.

Fue una “victoria” con un costo altísimo para Rosselló y para el País. El plan aprobado es el de Rosselló. Él es el único dueño. La Junta lo dijo como 100 veces y Rosselló lo reafirmó en un “show of force” con todo su equipo ejecutivo y político. Poca gente sabe que el lugar escogido para dar su mensaje al país desde La Fortaleza se conoce como “El Jardín Hundido”.

Desde allí Rosselló aceptó ser el dueño del aumento y retasación a la contribución sobre la propiedad. Aceptó ser el dueño de todos los demás aumentos. Se convirtió en el padre adoptivo del recorte malsano de $450 millones a la UPR. Aceptó recortes mucho mayores a la reforma de salud de lo que le había dicho al País, sin explicar sus consecuencias. Y aceptó lo que semanas antes había negado, un recorte de 10% en las pensiones de nuestros retirados. El lenguaje aprobado dispone que con el recorte a las pensiones nadie puede quedar por debajo del nivel de pobreza.

La inmensa mayoría de nuestros pensionados ya están bajo el nivel de pobreza o muy cerca de éste, y sus pensiones no se tocarán. Para cumplir con el plan, la mayoría de los pensionados, que son clase media, serán llevados al nivel de pobreza más un dólar. Eso es lo que se celebró ayer en el Jardín Hundido.

De ahora en adelante Rosselló es el dueño de sus números. La Junta no le cree sus números. La semana pasada el Gobernador dijo que el aumento en recaudos se basaba en la mejoría que ya se sentía en la economía, citando inclusive aumentos en la venta de cemento.

Irónicamente, el mismo día que se aprobó su plan, salieron los datos más recientes de empleo y de venta de cemento. El empleo registró la mayor caída en ocho meses, y las ventas de cemento bajaron en 2.3%.

Al ser dueño de sus números, Rosselló aceptó la jornada parcial y la eliminación del bono de Navidad. El plan fue enmendado para incluirlos. Para que no suceda, el Gobernador va a tener que demostrar que tiene el dinero guardado en la caja de Hacienda. El peso de la prueba ahora está en el gobierno. Según aprobado y aceptado, la Junta, “en su discreción exclusiva”, decide si suspende la jornada parcial y la eliminación del bono. En lenguaje de la calle, Rosselló aceptó la jornada parcial y la eliminación del bono, pero “quizás eso no pase”.

Y los legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) lo entregaron todo. No saben cómo va a ser el aumento en la contribuciónsobre la propiedad, el ajuste en las pensiones, y el efecto de los recortes que ellos tienen que legislar. Pero lo aceptaron a ciegas, por fe. Desde allí, desde el Jardín Hundido.

Otras columnas de Aníbal Acevedo Vilá

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Trump y el futuro de los Estados Unidos

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá expone que percibe el resultado general de las elecciones de medio término en los EE.UU. como otro síntoma del desplome de esa nación como imperio líder de la moral y la democracia

lunes, 24 de septiembre de 2018

Triple rechazo: Trump, Rosselló y estadidad

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá señala que la bofetada pública más reciente a la agenda estadista se la ha dado el propio presidente Trump

💬Ver 0 comentarios