Luis Vega Ramos

Tribuna invitada

Por Luis Vega Ramos
💬 0

El plebiscito de los verdaderos colonizados

Lo anunciaron con bombos y platillos. Agarrándose de una enmienda de último minuto a una legislación presupuestaria de la era de Obama, el Gobierno de Ricardo Rosselló legisló el “Plebiscito para la Descolonización Inmediata de Puerto Rico”. El mismo acabaría con la subordinación territorial de Puerto Rico, generaría la participación de todos los electores anticolonialistas de aquí y recibiría la bendición del secretario de Justicia federal, así como una subvención congresional de $2.5 millones.

A un mes de celebrarse ese plebiscito, nada de lo enumerado en el párrafo anterior tiene carne de realidad.  Todo está más lejos que antes.

El Congreso no desembolsó el dinero. Justicia Federal no avaló la Ley de Descolonización Inmediata. Y tras una nueva ronda de enmiendas para tratar de convencer al “americano” Jeff Sessions, todos los sectores políticos anunciaron que irían al boicot y dejarían a los estadistas planta'os y solitos el 11 de junio.

Ahora, por fin, el Gobierno de Rosselló tiró la toalla y anunció recientemente que no esperará más por el aval de Sessions.

Sin embargo, el plebiscito de los planta'os va pa'lante como quiera. ¿Para qué? Nadie sabe.

A menos que sea para satisfacer los caprichos ideológicos de quienes no quieren admitir que a solo meses de incumbencia ya hay señales incuestionables de su fracaso. Y esto le va a costar $8 millones a un pueblo, cuyo gobernador acaba de acoger a su administración a una quiebra federal que como candidato juró y perjuró que nunca invocarla.

Tiene este costoso ejercicio algún mérito todavía? No lo tiene. No va a adelantar la descolonización  y despilfarrará millones que no tenemos. Entonces,  ¿qué debe hacer Rosselló y su Gobierno?

Lo mismo que debieran hacer en los demás temas que mal manejan. Retomar el diálogo. Forjar alianzas para defender a los puertorriqueños. Afirmar la diversidad como alimento principal de un proyecto de reconstrucción puertorriqueña (de paso, vayan estos mismos consejos para unos cuantos en mi propio Partido Popular Democrático).

Gobernador, detenga el embeleco del 11 de junio. Hable nuevamente con las fuerzas del País a ver si podemos retomar un vehículo para la verdadera descolonización de Puerto Rico. De lo contrario, no bote millones que necesitamos para salud, educación, seguridad y otros servicios esenciales.

Si no rectifica, el 11 de junio se llevará a cabo el plebiscito de los verdaderos colonizados, que por arrodillarse a última hora para complacer al americano Sessions, acabaron solos, sin complacer a nadie atrapados en un esfuerzo inútil.

Otras columnas de Luis Vega Ramos

martes, 6 de noviembre de 2018

Héctor Ferrer: El corredor incansable

El representante Luis Vega Ramos reflexiona en los años que trabajó junto al líder del PPD y comparte anécdotas de momentos donde la amistad marcó su relación

jueves, 6 de septiembre de 2018

La lección de Cory Booker

El representante Luis Vega Ramos explica lo aprendido de la decisión del senador de “violentar” las reglas del Senado federal para cumplir con su conciencia

jueves, 23 de agosto de 2018

Recuperar el alma del PPD o morir

Luis Vega Ramos plantea que ser Popular era una filosofía de vida, un credo de responsabilidad social, que se ha olvidado hoy, cuando al PPD no se le siente el alma

💬Ver 0 comentarios