Federico Freytes

Punto de vista

Por Federico Freytes
💬 0

El plebiscito para hundir la estadidad

En una democracia como la nuestra, normalmente, solo cuenta el que vota. El que vota decide quién nos gobierna y en el caso de un plebiscito, cuál de las opciones gana. Aún si hay un boicot, la opción que más votos saca, como diría Perogrullo, es la que gana. Esa realidad es la que ha permitido que los anexionistas de Puerto Rico hayan convencido a un porciento mayoritario de las instituciones estadounidenses de que los puertorriqueños queremos la estadidad, aunque ello no sea cierto.

El Partido Demócrata de los Estados Unidos endosa la estadidad. El Partido Republicano -aunque sea de la boca para afuera endosa la estadidad. Los líderes más prominentes de ambos partidos la endosan.  Aún entidades progresistas, de izquierda, como la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) han aprobado recientemente resoluciones endosando la estadidad para nuestro país. Los partidos siempre lo han hecho movidos por intereses politiqueros. Los otros, aunque equivocados, lo han hecho desinteresadamente, pensando que promueven la democracia, porque en la democracia gana el que más votos saca.  

Los que lo han hecho últimamente se fundan en el plebiscito de 2012. Aún cuando en dicho plebiscito las papeletas en blanco, sumadas a las de las demás opciones que perdieron, fueron muchísimas más que las de la estadidad, lo cierto es que, desde la óptica de la democracia, la estadidad ganó. Dicho en otras palabras, los que votaron en blanco le dieron el triunfo a la estadidad.

¿Por qué no aprovechar entonces la oportunidad que nos darán los penepés en el 2020 de hundir de una vez y por todas esa pesadilla de la estadidad? Si el plebiscito cuesta mucho dinero, opónganse a su aprobación los que así lo estimen. Si el plebiscito no debe ser opción prioritaria, opónganse a su aprobación los que así crean. Pero si el plebiscito es finalmente aprobado -que lo será, porque los penepés son quienes gobiernan porque la mayoría de los que votó los eligió- hagamos uso del sistema democrático en el que creemos y unámonos todos para votarle un no rotundo que destruya para siempre el mito anexionista de que los puertorriqueños queremos la estadidad para Puerto Rico. ¡A las urnas todos a votar que no!

Otras columnas de Federico Freytes

💬Ver 0 comentarios