Fernando J. Padilla Angulo

Tribuna Invitada

Por Fernando J. Padilla Angulo
💬 0

El PNP desprecia a la mayoría

Sorprende el absoluto desprecio del Partido Nuevo Progresista hacia esa mayoría de puertorriqueños que decidió no participar en una intrascendente quinta votación sobre el estatus, tras las de 1967, 1993, 1998 y 2012, diseñada para obtener una aplastante victoria de la estadidad, tal y como sucedió.

Aparentemente, el PNP considera que un cuarto del electorado -ese 23% que fue a votar, representa a la mayoría del país. Así lo defendió el gobernador Ricardo Rosselló en su primer mensaje tras conocerse el resultado el mismo día 11, y así lo defiende hoy ante al Comité de Descolonización de la ONU el secretario de Estado, Luis Rivera Marín. Los otros tres cuartos del país, que no fueron a votar, simplemente parecen no importar en todo este asunto. Resulta algo así como una lectura penepé del despotismo ilustrado del siglo XVIII: todo por el pueblo, pero sin el pueblo. La estadidad salvará a los puertorriqueños de sí mismos, o eso parecen creer.

Con una participación de tan solo el 23%, la estadidad puede haber ganado electoralmente, pero ha perdido políticamente. Se confirma así la tendencia apuntada en las últimas elecciones generales de noviembre, donde el voto del PNP representó también un 23% del censo electoral, que junto con los votos del Partido Popular Democrático no alcanzó a representar a la mitad de los puertorriqueños con derecho a voto. Es decir, el histórico apoyo al Estado Libre Asociado y a la estadidad se está disolviendo al compás de los estragos de la brutal crisis que padece Puerto Rico.

Sin embargo, inasequible al desaliento y a la más básica observación de la correlación de fuerzas existente, el PNP pretende seguir adelante con su plan de hacer de Puerto Rico el Estado número 51. Más allá del previsible ninguneo que sufrirá en el Congreso de Estados Unidos, que tiene la última palabra, lo más grave es el absoluto desprecio a una población que de manera absolutamente mayoritaria decidió no participar en un proceso en el que no cree.

Lo más grave es prestar oídos sordos a esa mayoría de puertorriqueños que se opone a que su nación quede disuelta como un azucarillo en la poderosa nación estadounidense, y no ve en la anexión a Estados Unidos la salida a la desesperada situación que sufre.

En lugar de preparar a sus votantes para el futuro, el PNP sigue gestionando el proyecto estadista con parámetros del pasado, obviando una muy necesaria evaluación de la viabilidad de su propuesta histórica. Al presentar la estadidad como proyecto de país, cuando no es más que un proyecto de partido que se pierde apoyos, el PNP se aleja cada vez más de una sociedad que le puede acabar pasando por encima. 

Otras columnas de Fernando J. Padilla Angulo

viernes, 18 de agosto de 2017

A nuestros enemigos les resulta muy fácil matar

El español Fernando J. Padilla declara que, si quiere sobrevivir como civilización, Europa deberá tomar medidas drásticas que aseguren su libertad arrebatando la de sus enemigos

💬Ver 0 comentarios