Jesús Manuel Ortiz

Punto de vista

Por Jesús Manuel Ortiz
💬 0

El PNP escogió el camino fácil

El PNP decidió asegurarse de ganar las elecciones sea como sea. Y esta vez su “sea” es el llamado Código Electoral, aprobado en días recientes y cuyas propiedades maliciosas han sido explicadas a la saciedad. Pero, ¿por qué el PNP cambia las reglas de juego a días de iniciar el periodo de radicación de candidaturas? 

Sencillo: es más fácil cargar las cartas de esa manera que buscar el favor de la gente luego del desastre que ha sido su gobierno. Es mejor para ellos poner a votar electores de manera ilegítima que explicar la docena de investigaciones de corrupción que pesan sobre su gobierno, los arrestos ocurridos y los que podrían ocurrir antes de las elecciones. O que defender el caos en las respuestas en la emergencia causada por el huracán María, que costó miles de vidas que no recibieron atención a tiempo por la incompetencia gubernamental y que ni siquiera fueron contabilizadas efectivamente por ese mismo gobierno incapaz. 

Es más fácil asaltar la CEE que excusarse por la vergüenza de tener que expulsar a un gobernador por acciones de corrupción, insensibilidad y por la indignación que generó en todo Puerto Rico la demostración de desprecio hacia su pueblo que demostró Ricardo Rosselló en sus conversaciones más íntimas. 

Es más sencillo ampliar la cantidad de personas que pueden solicitar el siempre controversial voto ausente y encamado que hacer que la gente olvide que comenzaron a violar la ley desde el mismo momento en que permitieron que su equipo conspirara con un juez para tomar decisiones a su favor en el proceso electoral. 

Para el liderato del PNP resulta menos doloroso demoler la intención de cada elector que detallar el aumento del agua anual que nos impusieron por 10 años consecutivos o el acuerdo con bonistas de AEE que nos ahogará a todos. Y ni hablar del “paseíto” en el parque que representa para ellos trastocar la ley para garantizar control vitalicio sobre el aparato electoral, si se compara con actuar para remendar el daño que el recorte de $400 millones auspiciado por su gobierno y la Junta han causado en la UPR. 

Es más fácil dejar de contar papeletas que saciar la sed que hubiesen atendido las millones de botellas de agua que dejaron perder en Ceiba por incompetencia o explicar cómo el cálculo político determinaba a dónde llevaban comida cuando más la necesitábamos. 

En fin, para el PNP es mucho más fácil ultrajar la confianza depositada por todos en nuestro sistema electoral que pararse de frente al país, y pedirle excusas por vender, auspiciar y defender hasta el final a un gobierno que mintió hasta más no poder y que abandonó a todo un país. 

Al momento de enfrentar las consecuencias electorales de su nefasto gobierno, el PNP escogió el camino más fácil: alterar el sistema electoral para “ganar” sin tener que darle la cara al país y sin contar con los votos de lagente. 

Otras columnas de Jesús Manuel Ortiz

martes, 1 de octubre de 2019

La bomba fiscal aún no se ha desactivado

La discusión real aquí tiene que ser si el gobierno tendrá la capacidad de cumplir con todas las obligaciones impuestas y a la vez proveer los servicios esenciales , argumenta Jesús Manuel Ortiz

💬Ver 0 comentarios