Julio Fontanet

Tribuna Invitada

Por Julio Fontanet
💬 0

El poder de la mentira y superficialidad de Trump

Me parece increíble e inaceptable que, en la época actual, en que la información surge con tanta inmediatez, estemos viviendo un momento en el que la mentira y la superficialidad monopolizan la mayor parte de la discusión pública. Es inconcebible ya que la veracidad de la información puede cotejarse en segundos y en ocasiones hasta se filtran datos sumamente reveladores, aunque fueran catalogados como confidenciales por alegadas consideraciones de “seguridad nacional”.

Resulta surrealista escuchar, por ejemplo, a Donald Trump proferir tanta información falsa e incorrecta en sus discursos, conferencias de prensa y en las redes sociales. Y no me refiero a información que podría prestarse a interpretación: estamos hablando de datos y estadísticas claramente falsos.

Lo que me motiva a escribir esta columna es que después que se difundió ampliamente una de las mentiras de Trump —y que así quedó establecida por algún medio responsable que aportó información correcta— aún, para sorpresa de muchos, no pasara nada. No hubo un acto de contrición ni de reconocimiento del error.

El problema es que Trump no es el único. La mentira constituye una herramienta muy utilizada en el campo político y, evidentemente, Puerto Rico no es la excepción. Los ejemplos son interminables y no se limitan a determinado partido o ideología.

La superficialidad, por su parte, constituye la tónica con la cual se discuten las cosas, tanto los problemas como las soluciones. Esa superficialidad la sufrimos, por ejemplo, en la discusión de propuestas de la mayoría de los candidatos a puestos electivos cuando, en medio de la campaña electoral, todos se limitaban a “bullets”, “talking points” y frasecitas. Eso lo saben los candidatos y por eso es que se los aprenden de memoria; ése es el libreto. Las campañas están diseñadas por expertos en comunicaciones que han identificado temas que, por más discriminatorios o insensatos que puedan sonar, son atractivos para un sector significativo de la población que está muy molesto con sus circunstancias y busca desesperadamente a quién responsabilizar. ¿Suena familiar??

La mentira y la superficialidad han sido utilizadas pues han demostrado ser efectivas con el electorado. Lo importante es decir lo que sea necesario para prevalecer, aunque sea falso, aunque sea discriminatorio, aunque promueva el odio y divida al país. Lo importante es prevalecer. Todo se vale.

Es preocupante también que un sector significativo de las nuevas generaciones —según algunas encuestas— no necesariamente depende de la lectura o de estudios confiables para acceder a la información, a las noticias y analizar, entonces, lo que acontece en el mundo. Mientras hay tantos medios y publicaciones serias en las cuales se puede acceder a información, se depende mayormente de Facebook y de programas televisivos o radiales donde la noticia se discutecomo entretenimiento. Recuerdo con cierta nostalgia la fila que había que hacer en la biblioteca para poder leer la única copia del New York Times que se recibía en la Facultad de Derecho. Ahora, en un segundo y gratuitamente (en la mayoría de los casos), se puede acceder a medios como El País, The Guardian, Der Spiegel o Al Jazeera, así como a otras publicaciones especializadas o de mayor profundidad.

Todos somos responsables de que los políticos se sientan en la libertad de mentir. Hemos permitido que esa información incorrecta sea expuesta y en ocasiones hasta aplaudida. Pero, peor aún, hemos repetido las frasecitas falsas y frívolas que en demasiadas instancias matizan la discusión de los temas trascendentales.

La solución es que entendamos la importancia de estudiar el escenario del país y todo lo relacionado con los problemas que estamos viviendo. Solo así podremos forjar una postura propia e ilustrada. No es difícil, pero sí apremiante. El entretenimiento no puede monopolizar nuestras vidas ni, mucho menos, nuestro acceso a la información.

Otras columnas de Julio Fontanet

jueves, 1 de noviembre de 2018

Bombas, tiros y odio

El licenciado Julio Fontanet plantea que cuando falla la conducta ejemplar de dirigentes gubernamentales, la civilidad y el sentido más básico de humanidad tienen que surgir del pueblo

jueves, 4 de octubre de 2018

El juez Kavanaugh y Mr. Hyde

El licenciado Julio Fontanet analiza las declaraciones del juez Brett Kavanaugh ante el Comité de lo Jurídico del Senado de Estados Unidos

jueves, 6 de septiembre de 2018

Se busca un legislador valiente

El licenciado Julio Fontanet argumenta sobre la posibilidad de eliminar los costosos servicios de escolta a los exgobernadores

💬Ver 0 comentarios