Enrique "Kike" Cruz

¡Juzgue usted!

Por Enrique "Kike" Cruz
💬 0

El presente y futuro del turismo

Una de las industrias más impactadas por la crisis mundial del coronavirus ha sido la transportación aérea y marítima vinculada al turismo.

Los principales destinos del mundo también han sido impactados de manera destructiva por el virus.

Italia, España y todos los destinos del resto de Europa y el mundo.

Algo similar, pero de muchísima menos envergadura ocurrió después de septiembre 11, 2001, del ataque al Pentágono y las Torres Gemelas.  En aquel momento el tema era la seguridad de los aviones y sus pasajeros, los cuales por primera vez fueron utilizados desde la cabina de los pilotos como proyectil de ataque contra las principales ciudades de los Estados Unidos.

Esa amenaza se atacó desde varios puntos, uno de ellos estableciendo el departamento de Homeland Security y todos los controles para disminuir los riesgos al viajar. Entre esas acciones también estuvo reforzar las puertas de las cabinas de los pilotos que anteriormente, con un buen empujón, se podían abrir.

O sea, que el mundo, principalmente Estados Unidos y el sistema más grande de transportación aérea, se unieron para solucionar esa amenaza.

Amenaza que hoy ya no lo es.

Lo que nos trae a hoy al reto que el coronavirus nos presenta, similares a los de Osama Bin Laden y Al Queda: la muerte. La muerte a manos de un enemigo, en este caso invisible.

Hoy nos podríamos preguntar ¿quién quiere ir a Italia y sus ciudades, o a China, o a Nueva York?

Pues yo, una vez todo esto pase y sea saludable ir.

La industria de turismo y la de los cruceros se adaptarán, conseguirán las soluciones para atraer a los viajeros de nuevo. Pero créanme no solo será por el atractivo de los precios, los anuncios o las ofertas.

Van a tener que poner sobre la mesa un nuevo componente: la limpieza, la salubridad, la higiene, la esterilización, la protección de que a mí no se me va a pegar nada por estar en ese asiento, en esa cabina, en esa habitación, en ese destino, en ese espacio, en ese lugar.

Escribiendo esta columna me imagino a las líneas aéreas proveyendo un plástico desechable para cubrir el asiento y los pasamanos, y que cuando yo me vaya lo deposite en una canasta y me mantenga inmune de todo contagio. Y sin contar con las mascarillas gratis. También me imagino a los hoteles y cruceros anunciando que sus habitaciones, al igual que las áreas comunes, van a ser esterilizadas todos los días. Ya no te van a pedir que uses las toallas más de una vez por el ambiente.

La higiene, la salubridad, la limpieza, la esterilización, los servicios médico-hospitalarios, además de los precios y las ofertas, serán determinantes en las decisiones de los futuros turistas.

Lo que hagamos ahora contra el coronavirus también impactarán cuán pronto nos recuperaremos como destino.

Por eso, sin tener una estrategia que cubra la implementación de lo arriba mencionado,salir a la calle a mercadear un destino, sería botar dinero sin obtener ningún resultado, sin diferenciarte de los demás.

El presente nos enseña qué hacer y qué no hacer en el futuro, porque esto no se resuelve con millones en publicidad ni millones en incentivos.

¡Juzgue usted!

Otras columnas de Enrique "Kike" Cruz

martes, 31 de marzo de 2020

El miedo y la verdad no son malos

El miedo y la verdad en este momento son esenciales para la sobrevivencia de todos nosotros. Ese miedo es el que nos debe llevar a prepararnos para lo peor, escribe Enrique “Kike” Cruz

martes, 24 de marzo de 2020

Objetivo # 1: salvar vidas

Nos deberíamos concentrar en lo más importante, en estar vivos. Lo demás tomará su curso una vez superemos esta etapa, dice Enrique “Kike” Cruz

💬Ver 0 comentarios