María Fernanda Levis-Peralta

Tribuna Invitada

Por María Fernanda Levis-Peralta
💬 0

El presupuesto de Salud y el futuro de Puerto Rico

La salud es un derecho fundamental.  Así lo declaró la constitución de la Organización Mundial de la Salud en el 1946 y lo ha ratificado la Organización de las Naciones Unidas en numerosas declaraciones y tratados internacionales desde entonces.  Ante la crisis fiscal que atraviesa el Gobierno de Puerto Rico, nos hemos dado a la tarea de analizar en detalle el impacto de las políticas locales y federales sobre la salud.  Esto, con la finalidad de informar y delinear acciones concretas que puedan maximizar los recursos con los que contamos en beneficio de la salud de nuestro Pueblo.

Al analizar los presupuestos presentados esta semana a la Asamblea Legislativa por el Departamento de Salud y las agencias relacionadas, se destacan dos temas medulares:

1.              La alta proporción de fondos federales que suplen las necesidades de salud en Puerto Rico

2.              El aumento en asignaciones especiales del fondo general de Puerto Rico para la promoción y la protección de la salud

Con una inversión presupuestada para el 2018 de $399 millones, los fondos federales representan una partida significativa del Presupuesto del Departamento de Salud, aun mayor que la inversión del fondo general presupuestada en $320 millones.  Una tendencia similar se puede ver en ASES donde los fondos federales representan $1,280 millones del presupuesto de dicha agencia y en otras agencias relacionadas.   Sin embargo, ante la falta de acceso a líneas de crédito para el Gobierno, la terminación de los fondos federales no recurrentes otorgados por el Affordable Care Act (ACA) y otros retos es imprescindible identificar estrategias para allegar más fondos a nuestro sistema de salud. 

Acceder a fondos federales es una alternativa viable, pero compleja para aumentar la inversión en salud.  Tradicionalmente, esta es una responsabilidad que se le ha delegado al Gobierno de Puerto Rico, pero los profesionales especializados en trabajar con fondos federales sabemos que el Departamento de Salud Federal prioriza financiar esfuerzos con amplia participación o “stakeholder engagement” sobre otros.  Esto quiere decir que para lograr aumentar la cantidad de fondos federales competitivos que recibe Puerto Rico es importante desarrollar alianzas estratégicas enfocadas en mejorar el sistema de salud.  Esto incluye iniciativas que se pueden llevar desde el sector privado y/o el sector de entidades sin fines de lucro con la colaboración del Gobierno.

Las alianzas son fundamentales, no solo para aumentar la cantidad de fondos discrecionales, sino para abogar en el Congreso para aumentos en fondos estatutarios, como lo son Medicaid y Medicare.  El Gobernador, Comisionada Residente, Secretario de Estado, Secretario de Salud y otrosfuncionarios de la administración están sumamente activos en Washington abogando por los derechos de salud en Puerto Rico, pero necesitan del apoyo de grupos comunitarios, agrupaciones profesionales, medios de comunicación, corporaciones e individuos trabajando en alianza con unión de propósito y una misión común: Defender la salud de nuestro pueblo.  Si vemos la salud como un derecho, entonces es responsabilidad de nuestros ciudadanos hacerla valer ante el Congreso de Estados Unidos que es el único que tiene la potestad para otorgarle paridad a Puerto Rico.

Es importante también mencionar que el presupuesto presentado por el Departamento de Salud incluye una asignación especial de aproximadamente $100 millones para la promoción y protección de la salud, lo que pone en perspectiva la prioridad de nuestro gobierno.  Internacionalmente, los gobiernos con escasos recursos han apostado a integrar modelos de prevención con resultados contundentes en reducciones de gastos y mejoras en la salud de la población.  Si bien vemos la salud como un derecho, es de suma importancia que cada uno de nosotros también entienda nuestra responsabilidad individual de adoptar practicas preventivas para mantenernos saludables y provocar cambios en nuestro sistema para apoyarnos y lograr los cambios a los que aspiramos.

El futuro económico de Puerto Rico está estrechamente ligado a las inversiones futuras que necesita hacer nuestro gobierno en el campo de la salud.  Ahora, más que nunca, es imperativo entender y asumir la responsabilidad que nos toca, implantar las acciones que sean necesarias para mejorar nuestra salud individual y colaborar con el Gobierno para abogar por nuestros derechos ante el Congreso de Estados Unidos.

💬Ver 0 comentarios