Yanira Reyes Gil

Punto de vista

Por Yanira Reyes Gil
💬 0

El protagonista sigue siendo el pueblo

Por más de 12 días vivimos una experiencia de pueblo nunca antes vista. Las calles se llenaron noche tras noche de personas de todas las edades, géneros, clases sociales, educación e ideologías políticas. El sentimiento bien lo recogía una de las miles de pancartas: “La furia es el único partido que nos une”. Nos unió la indignación, pero también nos unía la urgencia de quien quiere ser escuchada.

Y el pueblo fue protagonista de miles de actividades organizadas y espontáneas, tradicionales y creativas. Fue protagonista de la cobertura de los medios locales e internacionales. La gente en la protesta eran portavoces del reclamo. Y de pronto se logró la victoria, y se celebró por algunos minutos. Hasta que llegó la noticia de una nueva afrenta a la participación y a la democracia. Una persona no electa por el pueblo, no confirmada por las personas electas para representarnos, arbitrariamente asume la gobernación de Puerto Rico. 

 Entonces comenzamos los abogados y abogadas a llenar los espacios de discusión para tratar de explicar el problema jurídico y constitucional de la actuación que a todas luces era atropellada y violenta. Empezamos a hablar de que la Constitución es la ley suprema y que todas las leyes tienen que seguir el diseño constitucional. Hablamos de la importancia de la separación de poderes para garantizar el sistema democrático. Hablamos de los mecanismos de frenos y contrapesos en la Constitución de Puerto Rico. Hablamos de que la Ley 7 que establece el orden de sucesión al gobernador era inconstitucional porque establecía una excepción al requisito de confirmación por el Senado y la Cámara para el Secretario de Estado. Citamos reglas de hermenéutica constitucional y citamos el Diario de Sesiones de la Asamblea Constituyente para buscar referentes. Hablamos de si legalmente debía ser uno o la otra quien gobernara a Puerto Rico. Y esperamos la decisión del Tribunal Supremo que debía decidir si todo eso que dijimos era legalmente correcto. Y así fue.

 En los pasados días parecía como que desplazamos la calle por el tribunal para hacer nuestros reclamos. Como si remplazáramos la parcarta por el alegato. Ayer parecía como si el pueblo ya no estuviera en primer plano, sino las leyes y los abogados y abogadas. Sin embargo, el pueblo siempre fue y sigue siendo protagonista.

 Todos los fundamentos constitucionales que esgrimimos en los pasados días tienen como base fundamental la gestión del pueblo en las decisiones públicas de un país que queremos democrático. La separación de poderes tiene como propósito evitar que una persona se apropie del poder ilegítimamente y sin la participación del pueblo. La necesidad de que el Secretario de Estado sea confirmado por ambos cuerpos legislativos busca que, en ausencia de elección, al menos el pueblo esté representado en la decisión. Los debates del Diario de Sesiones estaban repletos de esa misma preocupación: la participación del pueblo.

 Tanto la opinión mayoritaria como todas las opiniones de conformidad que emitieron los jueces y juezas del Tribunal Supremo lo reflejan: la pieza principal en todo este drama sigue y tiene que seguir siendo el pueblo. Por eso aún después de la decisión del Tribunal Supremo debemos continuar exigiendo que nos rindan cuentas, que queremos participar de las decisiones, que queremos transparencia. Si debemos hacer eso mediante reformas constitucionales o en las calles será lo próximo a determinar.

Otras columnas de Yanira Reyes Gil

jueves, 8 de agosto de 2019

El protagonista sigue siendo el pueblo

La profesora Yanira Reyes afirma que después de la relevante decisión del Tribunal Supremo divulgada hoy debemos continuar exigiendo que nos rindan cuentas y participar de las decisiones, porque queremos transparencia

💬Ver 0 comentarios