Juan Manuel Mercado Nieves

Punto de Vista

Por Juan Manuel Mercado Nieves
💬 0

El pueblo ganó

Anoche, el país se vistió de esperanza.  El anhelo de un mejor futuro triunfó ante el anquilosamiento de los viejos estilos de campaña.  El debate de los candidatos a la alcaldía de San Juan se convirtió en un predio que contemplaba dos fincas.  La finca de los viejos estilos, de la quincalla, de las puñaladas en la espalda y de la falta de decoro, frente a la de la mesura de las ideas, del respeto, del optimismo y de la juventud. 

La juventud, representada por el candidato del Partido Independentista Puertorriqueño, Adrián González Costa, presentó a los sanjuaneros una propuesta fresca y lúcida ante el lodazal que protagonizaron los candidatos que muy bien pudieran correr por un mismo partido: el que representa el colonialismo, el miedo, la corrupción, la dependencia y la mala administración de los recursos públicos.  Ante las ideas en áreas de salud, seguridad, educación y desarrollo económico de Adrián, la cantaleta de la incumbente y la quincalla y el acartonamiento del candidato estadoista.  Los candidatos del inmovilismo capitalino lucían una derrotada y cansada, y el otro como una copia barata de su jefe político.

Más allá del trillado discurso de barricada y del “apasionamiento”,  los candidatos rojiazules llegaron al Debate cargando con sus respectivos lastres:   por una parte el desfalco en el Municipio de Toa Baja y la otra con una triste hoja administrativa que le obliga a recurrir al canturreo justificativo de su incompetencia en los excesos de quien la antecedió en la poltrona sanjuanera.  San Juan no necesita anquilosadas rémoras que ante la falta de ideas, recurran a la arenga del miedo a la república del candidato penepeísta y a la  burundanga de la confusión de espíritu heredada de Muñoz por la candidata pepedé.  Ante esta coyuntura, los sanjuaneros, tienen la obligación de hacer todo lo posible dentro de sus valores e ideales para acabar con el oportunismo político rojiazul, sacar a San Juan del callejón sin salida en el que se encuentra y construir una ciudad digna y llena de esperanza para sus hijos.  Queda en ellos la responsabilidad de exigir lo que les corresponde, sin alcahuetear con el voto a los cómplices de la bancarrota económica y moral de la ciudad, que pretenden hacer de nuestra capital una covacha donde acuartelan a sus socios en el despilfarro.

Fue Adrián González quien rescató este debate.  Adrián propuso ideas que responden a los intereses de los sanjuaneros y que no le cuesta a los que históricamente han cargado económicamente el peso de los excesos faraónicos destinadas a perpetuar a los copartícipes del desfalco municipal.  El Plan Libre, destinado a levantar el nivel de vida de la población de la ciudad proponiendo una discusión participativa, democrática, que no excluya a ningún residente en la definición de soluciones para problemas de las comunidades.  La creación de un Banco de Desarrollo Municipal que, con un modesto presupuesto de alrededor del 7% de los recaudos municipales, inicie a través de consorcios y acuerdos una fuente de estímulo al refortalecimiento de la ciudad capital.  Los proyectos para reformar su sistema de salud que dirijan el uso de los recursos económico a atender las necesidades de la gente sin tener que desviarlos a los bolsillos de privatizadoras de servicios, constituyeron parte del plan de ideas propuesto por Adrián para rescatar a San Juan. 

Adrián también destacó por ser el candidato de la tolerancia.  El candidato pipiolo destacó la necesidad de establecer como prioridad la educación en la capital.    La educación como piedra angular del mejoramiento de las condiciones de vida de los residentes del Municipio requiere el fortalecimiento de las escuelas especializadas, mejoramiento de las condiciones de trabajo de los maestros y maestras del Sistema Educativo de San Juan y el desarrollo de políticas públicas en asuntos de género que se incluyan en el currículo escolar, entre otras. 

La juventud de Adrián González Costa, no debe de confundirse con inexperiencia.  Adrián como legatario de don Gilberto Concepción de Gracia, es un candidato insobornable.  El candidato que da luz verde para San Juan es de una estirpe que no se rinde y que no se entrega.  Como el Partido que representa, en Adrián se pone de manifiesto la tenacidad, el tesón y la certeza de que un mejor futuro está próximo a llegar para todos.  Los sanjuaneros saben que Adrián, sin dar un paso atrás constituye la esperanza de construir una ciudad capital y un país más justo, más seguro y más digno.  Ayer los puertorriqueños y en especial los sanjuaneros vieron que la mesa está servida.  Depende de ellos escoger entre las viejas malas costumbres de los que ya han gobernado y de quien retrata un nuevo porvenir para San Juan.  En mi opinión subjetivamente objetiva, Adrián González Costa fue sin duda quien ganó el Debate, pues demostró que en los jóvenes se encuentra la reserva de la dignidad de la Patria.  Votando por Adrián, San Juan se viste de esperanza.  ¡Con Adrián gana el Pueblo!  

Otras columnas de Juan Manuel Mercado Nieves

💬Ver 0 comentarios