Ileán Pérez Cruz

Buscapié

Por Ileán Pérez Cruz
💬 0

El racismo y la homofobia que se aprenden

Se ha vuelto lugar común observar en restaurantes y tiendas bols llenos de agua para los locos que se llevan el perro enredado en el día a día. Que le imponen a los demás participar de sus (des)gracias, como si no fuera suficiente tolerar los hijos ajenos en un restaurante. Nuevo eslogan, “Es que somos “dog friendly”.

El amor que siento por los animales es real, los que me conocen lo saben. Sin embargo, ¿cuán deforme es normalizar pelo de perro en una pizza recién horneada pero boicotear muestras de afecto público en una pareja gay?

Semejante a la leyenda urbana de que en Puerto Rico no somos racistas, chica, somos españoles, indios y negros. Todos y todas, muchachos y muchachas, si no lo vivieron en carne propia, fueron testigos del desprecio cortante de la ignorancia infantil (aprendida de sus padres) cuando de la boca de algún imberbe salía gritarle a otra estudiante, “Negra sucia”.

La mentalidad isleña nos circunscribe. No se mueve a la par con la inteligencia tecnológica ni los avances que se presumen para manejarla, y la mafia gubernamental lo sabe. En su haber oficial recae alimentarla mientras enemiga a quien cuestione sus movidas.

Si un perro es un apoyo emocional durante un vuelo y mi gato porta pasaporte, ¿cómo es posible que si fuera gay no se me extendiera un ramito de olivo a lo “Es que somos ‘people friendly’”?

La sociedad es mucho más que el fruto de las pasiones engendrativas de los bien casados Pepe y María. Hay gente que cultiva vínculos sexuales distintos o que elige tener perros y gatos en lugar de hijos.

Si todavía no se ha dado cuenta, ya somos muchos y hemos exprimido la tierra. ¿Cuántos pañales sucios caben en el mundo? Solo Zeus sabrá. En Estados Unidos se descartan 27.4 mil millones al año, es decir el camino a la luna, ida y vuelta, nueve veces en 365 días.

Y todavía le preocupa que su hijo sea gay o que su hija salga con un hombre negro.

Otras columnas de Ileán Pérez Cruz

💬Ver 0 comentarios