Lydia Ayala

Tribuna Invitada

Por Lydia Ayala
💬 0

El rebote apocalíptico de la 936

Sobre los factores y personajes culpables del cataclismo económico de Puerto Rico sobran conjeturas. Entre ellas, la que algunos han preferido barrer debajo de la alfombra para eludir su responsabilidad: la eliminación de la Sección 936. Hoy, el estudio del National Bureau of Economic Research, abatanó la alfombra, confirmando inequívocamente la hecatombe que encarnó para la isla ese trastazo. Según el buró, la difunta 936 redujo el promedio de salarios en la manufactura en 16.7% y hasta en 28% el número de empresas manufactureras. ¡Pasmosas cifras!

En 1976, al entrar en vigor la sección 936, hubo bonanza en creación de empleos. Más, de los pensamientos anexionistas de los gobernantes azules de aquella época, se desprendió que las empresas 936 eran un mayúsculo estorbo para la estadidad. Entonces, arreciaron la lucha del exterminio.

Así pues, en 1996, nos sobresaltó la derogación de la sección. Fue tajo que se estima desmanteló 150,000 empleos directos e indirectos. En diciembre 31 de 2005, al finalizar el periodo de gracia, es, precisamente, que comienza la recesión. El resto es nota luctuosa. Del esplendor a la decadencia fue un paso. Paso que anticipó tres aconteceres: el apoyo abrumador a la estadidad, el abrazo protector norteamericano y la abertura de una admisión expedita. Mas, ¡el rebote fue apocalíptico!

Irónicamente, lo impulsado como medida de acercamiento a la estadidad, el señor tiempo lo retorció en medida de alejamiento. En tiempos recientes, particularmente, Estados Unidos, robustecido por la gran PROMESA, lo ha gritado a los cuatro vientos reiteradamente: mientras Puerto Rico no supere la crisis fiscal, la posibilidad de considerar la estadidad es inexistente.

Hoy, los verdugos de las 936 andan perdidos, exasperados, implorando en cuclillas lo que ellos mismos amputaron. Tarde se les hizo para abrazar las palabras del escritor británico Aldous Huxley: “el fin no puede justificar los medios, por la simple y obvia razón de que los medios empleados determinan la naturaleza de los fines producidos”.

💬Ver 0 comentarios