José Gabriel Martínez Borrás

Punto de vista

Por José Gabriel Martínez Borrás
💬 0

El residenciamiento requerirá evidencia sólida

Con el comienzo de un año electoral debemos tomar los acontecimientos en Washington como “preparando el terreno” para la campaña de 2020. Sin duda, una vez se perfile quién será el o la candidata demócrata a la presidencia, la contienda girará alrededor del juicio político al presidente.  

La Cámara de Representantes envió oficialmente los artículos de residenciamiento al Senado. Mientras las acusaciones de abuso de poder son serias, las pruebas presentadas por ahora carecen de una fuerza que pueda convencer a la mayoría de los estadounidenses. El pueblo se mantiene dividido en relación a este tema, en un indicador de lo que será la elección, una en la que Donald Trump podría volver a revalidar sin obtener una mayoría de los votos. Ante los más recientes sucesos, los demócratas tienen que presentar evidencia irrefutable de que Trump estuvo directamente vinculado en los acontecimientos con Ucrania.  

En el más reciente giro, Lev Parnas, un allegado de Rudy Giuliani, el abogado personal de Trump, fue entrevistado en los medios, testificando que el presidente presionó al país aliado para investigar los asuntos de un candidato demócrata rival, en contra de los intereses nacionales. 

La pregunta es si Parnas es un testigo fiable. Parnas, convicto de crímenes federales, busca reducir su sentencia estando libre bajo fianza, algo que los republicanos cuestionarán de inmediato. Parnas fue sentenciado por un fiscal federal por donaciones ilegales a un súper PAC en apoyo la carrera política de Trump. Parnas corría una compañía de seguros titulada “Fraud Guarantee” la cual no tenía clientes, pero le envió a Giuliani $500,000 de cobro por asesoría. Desde su arresto, Parnas retiró su apoyo a Trump. 

La Cámara, controlada por los demócratas, publicó documentos que incluían mensajes de texto crípticos entre Parnas y un candidato republicano al Congreso, Robert Hyde, en los cuales indican que la exembajadora de los Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, estaba bajo vigilancia. Esta fue despedida de su rol como diplomática después de una campaña en su contra de parte de Giuliani. 

Los congresistas demócratas quieren que el Departamento de Estado estadounidense pueda responder a estas irregularidades. Es importante denotar que los diplomáticos profesionales han ido abandonando el Departamento de Estado bajo la presidencia de Trump, lo cual ha debilitado, en términos institucionales, los esfuerzos en política exterior de Estados Unidos, lo cual podría verse reflejado en este caso. 

Si la evidencia carece de una prueba rotunda, un “smoking gun”, será difícil dirigir una campaña electoral en la cual los demócratas puedan valerse de acusaciones que carezcan de evidencia fundamental. Por ende, no sorprende a nadie que los republicanos ya maticen el proceso como uno estrictamente de corte partidista. 

Trump, por su lado, está presentando al público los resultados de la primera fase de negociaciones en su guerra comercial con China. El acuerdo es hasta ahora hipotético, ya que carece de mecanismos de implementación, pero es sin duda “para las gradas”. También se espera que los republicanos giren el tema hacia la ratificación del acuerdo de libre comercio renegociado con México y Canadá. Estas son algunas de las cartas que Trump presentará a los estadounidenses como su “boleto de regreso” a la Casa Banca, en medio del juicio político.

Otras columnas de José Gabriel Martínez Borrás

miércoles, 19 de febrero de 2020

El Foro Urbano Mundial y la Ciudad Sostenible

José Gabriel Martínez Borrás llama a incluir en la política electoral isleña la Nueva Agenda Urbana de la ONU, como un proceso de reestructuración de la gobernabilidad de la ciudad

💬Ver 0 comentarios