Wilbert López Moreno

Tribuna Invitada

Por Wilbert López Moreno
💬 0

El reto de “botar” el golpe tras el paso de María

En la época en que no existía internet ni redes sociales los partidos y líderes políticos establecían los discursos que querían que sus seguidores escucharan como la única verdad. Repetían en sus mítines, así como en televisión, radio y prensa escrita el tratado ideológico que querían imponer a sus huestes.

Había “una sola verdad infalible” y todo lo demás eran puras conjeturas o chismes de la “oposición”. El gobierno también establecía el “mensaje” que quería que el pueblo escuchara y no había en el discurso gubernamental la supuesta “transparencia” de la que tanto se quieren jactar nuestros nuevos líderes administradores de la colonia de Puerto Rico.

El internet, las redes sociales y “Google” le han dado la fuerza al pueblo de buscar “otras verdades” y descubrir la ineptitud, no solamente las instituciones gubernamentales sino a muchos de sus funcionarios electos y no electos.

Hoy, en cuestión de segundos, navegan por las redes sociales, por todo el mundo hasta la estación espacial, los actos de corrupción, los manejos oscuros de “Whitefish”, los alegados abusos de hostigamiento sexual del liderato gubernamental en la isla, la poca capacidad administrativa de muchos de los que dirigen la política pública y peor aún la ineficiencia de los partidos políticos para manejar la crisis de un país en quiebra.

A cuatro meses de los desastres de Irma y María la energía eléctrica solamente ha llegado a un 49% de los abonados. Muchos municipios y sectores están luego de cuatro meses como el segundo día del paso del huracán María. Y la población sigue mermando. En octubre, solamente más de 85,000 personas abandonaron el país.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares, acompañado de los supuestos senadores y congresistas de la igualdad, se pasean por los pasillos del Capitolio norteamericano y las ciudades estadounidenses a las que han sido forzados los boricuas ciudadanos de segunda clase a emigrar desde la colonia, ellos están buscando la estadidad con una nación cuyo presidente racista Donald Trump llama “shitholes” a los salvadoreños, haitianos y africanos. Mientras, la impuesta Junta de Supervisión Fiscal (JSF) continúa ganando terreno en el Congreso en la lucha por obtener el control de las finanzas públicas y mayor control público gubernamental, le han dado una prórroga al gobernador de dos semanas para que entregue el “nuevo plan fiscal” enmendado y corregido.

El Congreso aprobó que las ayudas federales y las tan esperadas líneas de crédito de más de $4000 millones tendrán que pasar por el crisol y aprobación de la JSF. El Departamento del Tesoro y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) establecieron que el gobierno de Puerto Rico tiene que continuar cumpliendo con los parámetros establecidos por la ley PROMESA y la JSF mantiene control de las finanzas públicas. Los Municipios podrán recibir directamente los préstamos otorgados por el Congreso de los Estados Unidos de América sin pasar por las manos del gobierno central. La JSF tiene que certificar el plan de recuperación que presente el gobierno. Un Deja vu del gobierno colonial bajo la Ley Foraker del 1900 luego del huracán San Ciriaco del 1899.

La crisis económica y social mantienen al pueblo en un limbo de incertidumbre depresiva en cuanto al futuro de sus vidas y de las próximas generaciones adaptándose a una resiliencia comunitaria y cultural. No han podido aun “botar” los golpes de María. El cierre de empresas comerciales y el desmedido desempleo de nuestros jóvenes, la ola de criminalidad rampante que azota el país dispara los asesinatos en menos de 12 días. El desmadre institucionalizado de la Autoridad de Energía Eléctrica donde no se sabe ni el inventario que tienen en sus almacenes culpando al Cuerpo de Ingenieros ante su ineficiencia administrativa. No importan el Director Ejecutivo y Junta de Gobierno que nombren para dirigirla nunca estará claro cuándo llegará la luz a todo Puerto Rico.

Las redes sociales son la herramienta que la sociedad civil pueden convertir en la fuerza política que detenga la incapacidad administrativa de un gobierno cuyo liderato no saben por dónde comenzar a enderezar la debacle política, económica y social que estamos viviendo día a día. Es a través de grupos de la sociedad civil al margen de los partidos políticos que se pueden levantar movimientos políticos para derrocar la ineficiencia de los partidos políticos y sus luchas de fantasía ideológica. Ya una candidata a gobernadora demostró en las últimas elecciones el poder de las redes sociales con más de 170,000 votos a su favor sin tener un andamiaje de partido ni una posición ideológica al igual que un senador independiente saco más votos que los políticos de carrera. Nuestro Puerto Rico necesita nuevos discursos políticos que aglutinen a un pueblo que se está marchando en desbandada hacia una metrópolis cuyo presidente y Congreso republicano han demostrado que no los quiere.

Para los sectores supremacistas blancos norteamericanos los puertorriqueños no importa su pasaporte americano siguen siendo “hispanos” emigrantes. Solamente tenemos que dialogar con los miles de familia que agrupan a los 5.4 millones de puertorriqueños que viven en los Estados Unidos de América y que nos hablen de todas las vejaciones a las que han sido sometidos en las escuelas, comunidades y centros de trabajo.

Rosselló no ha podido levantar al movimiento anexionista en Puerto Rico y busca hacerlo en las entrañas de la metrópoli, levantando ronchas entre republicanos y demócratas. Algo que demostró que sabe hacer al ganar unas primarias a la gobernación, la presidencia de su partido y la gobernación de Puerto Rico sin ninguna experiencia previa. Probando que es mejor político que gobernador. Las cartas ya están echadas, quién las quiere recoger antes que una Junta de Supervisión Fiscal con el poder del Congreso elimine la posibilidad de seguir jugando.

Otras columnas de Wilbert López Moreno

lunes, 12 de marzo de 2018

Las notificaciones de Promesa

El licenciado Wilbert López explica las implicaciones de las notificaciones de la Ley Promesa que han recibido miles de ciudadanos, algunos de los cuales pueden estar interesados en tramitar una reclamación y sugiere orientarse con un abogado de quiebra

lunes, 26 de febrero de 2018

Promesa cambiará a Puerto Rico

El abogado Wilbert López Moreno expresa que Promesa, la Junta y el Congreso están estableciendo cambios trascendentales en la infraestructura económica de Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios