Juan Negrón Ocasio

Desde la diáspora

Por Juan Negrón Ocasio
💬 0

El reto de cuadrar cuentas

En los gobiernos, posiblemente en todos los gobiernos del mundo, se da el insólito caso de intentar solventar las cuentas monetarias abandonando el deber del desarrollo humano y el porvenir que pudiera ser, indiscutiblemente, parte integral de la solución.

Los deberes fundamentales de los políticos son mejorar la calidad de vida de sus electores, y no de sus correligionarios. La nación puertorriqueña no es ninguna excepción, pero sí es un dilema continuo la falta de creatividad y consideración.

Se invierten los principios básicos por los cuales fueron electos, mejorar la calidad de vida, con la facilidad del olvido de promesas confeccionadas durante sus campañas. Con suficiente razón el pueblo elige candidatos cada cuatro u ocho años buscando cuál candidato o partido tiene el valor de enfrentar los verdaderos retos sociales. Por tal motivo, es dudoso que los electores puertorriqueños voten por una ideología. Votan con las esperanzas nobles de mejorar su calidad de vida social y económica, sea independencia, estadidad o estado libre asociado. Pero, lo más insólito es que la mayoría vota por los mismos que prometen y no resuelven nada. Peor, la nobleza de los electores, la justifica la racionalización, y defienden a quienes no les resuelven sus necesidades acusando al partido contrario, sin buscar otra alternativa.

En las primeras semanas de gobierno del partido en el poder se ha deslumbrado esa practicidad, sin ser los únicos pecadores, han ido acompañados por los populares en 65 años. El pueblo trabajador, los pocos que hay, ya recibieron la bendición del santo sacramento de La Reforma de la Ley Laboral. Algunos aspectos desalentadores de dicha enmienda son las siguientes. Menos dinero por trabajar más: antes el empleado cobraba doble por trabajar en su día libre, ahora cobra tiempo y medio. Menos acumulación de días de vacaciones y enfermedad: los trabajadores nuevos acumularán medio día todos los meses, pero tienen que trabajar 130 horas al mes. Antes se acumulaba uno y un cuarto de día cada mes. En términos claros los beneficios adquiridos son despojados, motivación para que no se trabaje más, ni sea totalmente productivo. Unos de los motivadores de cualquier empleado es poder custodiar sus gastos con su salario. Si le disminuyen el salario, disminuye a consecuencia su motivo de producción y su interés competitivo. Es un concepto logístico de la psicología industrial. De no seguir los métodos de motivación necesarios desatiende el interés del recurso humano. Algún propósito tendrán esos factores para aniquilar la voluntad del ejercicio productivo de los trabajadores.

Otro asunto que podría ser considerado inoportuno, debido a la precaria situación económica de Puerto Rico, es el plebiscito. No tan sólo en lo económico está a destiempo, sino que en realidad no resolverá nada, y crea más división en un pueblo agobiado por exequias electorales. Vuelven a imponerle a los electores un trauma, a sólo siete meses de alborotos, desunión familiar partidistas, enfurecimiento, disgustos en momentos que requiere unificación para levantar el ánimo y sanar resentimientos. Como añadidura el presidente del senado ofrece contratos a dos políticos de afiliación análoga demostrando abiertamente el amiguismo con beneficios del fisco nacional y desconsiderando la intelectualidad de mujeres u otros que podrían aportar a mejorar decisiones parlamentarias, y no asalariando personas con records dudosos.

En realidad, la gran mayoría de los políticos nunca busca soluciones reales a los problemas reales que aquejan al país. Intentan siempre en usar ibuprofeno para aliviar un dolor de cabeza en vez de curar el malestar que agobia. El mejor recurso de cualquier nación es el esfuerzo humano. Pero ese esfuerzo surge del sacrificio que debe emanar de la creatividad sustancial de los políticos. El desarrollo intelectual, los servicios sociales, la seguridad, la educación, la salud son sustanciales para que todo ciudadano disfrute de una productiva calidad de vida. Someterlo al cóncavo de la desesperación con promesas ilusivas es acabar de exterminar lo poco salubre de su existencia que le queda.

Otras columnas de Juan Negrón Ocasio

miércoles, 8 de agosto de 2018

El chantaje político de la mente

Juan Negrón Ocasio señala que el electorado puertorriqueño se ha tronchado al adoptar únicamente dos opciones

💬Ver 0 comentarios